• Artículos

    LUMINACIONES. XLVII:Gastronomía canibal

    Mi memoria mejora poco a poco y mi capacidad de razonar va cogiendo su velocidad de crucero. Al tiempo me solidarizo con esa caza mayor que se realiza en Casa Escardó y por ello vuelvo a las ILUMINACIONES que tenía un poco abandonadas y a ciertas formas de canibalismo. O, para ser más precisos, de autocanibalismo. De eso hablé hace dos años y en forma de ILUMINACIÓN hace poco más de un año aquí y aquí. Hoy solo tengo que añadir que acabo de encontrar un nuevo ingrediente que hace al autocanibalismo mucho más sabroso acompañando al bicarbonato o al zumo de limón y convirtiéndolo en una potencial novedad gastronómica.…

  • Breves

    Aprender a parpadear

    Ya se sabe que hay veces y ocasiones en la vida en las que hay que volver a aprender algo que creíamos imposible de olvidar. Como decía en este minipost he ido a Evora a entregar el Diversity Prize de la FUE a Fernado Vega. Allí me he encontré con viejos rockeros que me confirmaron en mi gusto por la diversidad explicándome por qué cambiaron de rumbo: simplemente para entender algo que todo el mundo parecía conocer muy bien. Eso es lo que he intentado hacer con la conducción poniéndome al volante después de más de dos meses. Todo iba bien hasta que me dí cuenta de que lo que…

  • Breves

    Fisiognómica una vez más

    Veo con alegría que las dotes para la fisiognómica que mi ya vieja operación de vesícula me regaló no han desparecido con la reciente de corazón. Esta, en efecto, no ha destruído mi capacidad de detectar parecidos. El primero, que ya ví hace tiempo, y que quizá ya lo había posteado es el que existe entre la profesora de la UNED y especialista en teología política, Marta García-Alonso y la actriz que hace de Isabel, la mujer de Hugo de Viana el golpista, en 14 de abri. La República, son iguales hasta en la voz. Ayer mismo detecté un segundo parecido asombroso: Isak Andic, Presidente de Mango y también de…

  • Breves

    Back to business

    Hoy publica Expansión mi columna La Mirada del Economista correspondiente al mes de octubre después de dos meses de inactividad articulística. Espero que de ahora en adelante no falle ningún mes aunque a veces es dificil escribir sin que lo escrito se haga rápidamente viejo. Esto es lo que podría pasar si comenzara ahora a hacer un bosquejo de lo que serán en tres días las nuevas reuniones de las máximas instituciones europeas. Y, sin embargo, apuesto que se podría escribir hoy y les aeguro que mi tono sería mitinero y reivindicativo de la «inflación y eurobonos», una mezcla que nos podría sacar de esta sin tanta duda y pérdida…

  • Publicaciones en prensa

    Fondo de armario intelectual

    El fondo de armario está formado por esos trajes o vestidos que han sido adquiridos a lo largo del tiempo sin demasiada atención a la moda pero que siempre sirven cuando las cicunstancias exigen seriedad y orden sin renunciar a una cierta prestancia. Ese fondo de armario no te va proclamar un Petronio o una Reina de la elegancia, pero nunca, siempre que su tamaño sea suficiente, te va a obligar a dar la nota, algo siempre desagradable aunque la des con una pieza de la última moda. Me parece que este fondo de armario propiamente dicho no tendría porqué aumentar con el tiempo aunque de hecho lo hace a…

  • Artículos

    Momentos de vida

    Junio del 68. Madrid, calle Montalbán, en la Fundación Oriol Urquijo. Con Salvador Timpanaro Ronchero. Estamos ahí para pedir una beca. A Timpa se le demuda el color al oír la noticia: Txabi Echevarrieta había matado a Pardinas para morir a continuación. Bilbao es pequeño y era casi imposible no conocerle si eras consciente de los cambios que estaban ocurriendo o eras asiduo de la librería de Gorriti en la Plaza Nueva. Con Timpanaro y otros habíamos formado una tertulia en La Granja difícil de clasificar políticamente dado su ingenuo y disperso objetivo. Txabi decidió que éramos demócrata-cristianos. El era ya miembro de ETA y, en algún momento había decidido…

  • Breves

    Temblad, ya estamos ahí

    Que si la conferencia de paz de San Sebastián que si el dedo de Lorenzo o los entrenamientos del Barça o el Madrid. Me tragué todo el telediario de la noche, el de RTVE, en la esperanza de conocer cómo iba el partido trascendental Athetic-Osasuna. No hubo manera. Esta gran institución tan apreciada por la ciudadananía no prestó la más mínima atención a esta acontecimiento. Para que lo sepan, ganamos 3-0 y ya estamos a tiro de ganar otra vez la liga. Sí, como todos los años a pesar de los esfuerzos de los segundones de siempre.

  • Artículos

    Un domingo de convalecencia

    Salimos ayer a dar un paseo terapeútico en una tarde domingo cuando ya las familias jóvenes parece que vuelven de la sierra con más hijos de los que se llevaron. Esos paseos me son no solo imprescindibles para recuperar mi forma física,sino también para, en conversación, ir desenredando el ovillo de mis pensamientos. Comencé por expresar mi alegría por la recuperación de la capacidad de composición una vez entendido lo que quiero decir. Estoy enredado en un trabajo sobre terrorismo (que resulta bastante oportuno con eso de la conferancia de paz de Donostia aunuque pretendo enfocarlo con total generalidad y abstracción) y me doy cuenta de lo que disfruto montando,…

  • Artículos

    Pombo vs. Bloomsbury

    La Residencia de Estudiantes, como parte de ls festejos de su 100 aniversario, nos ofreció una velada interesante y evocadora de la visita de John Maynard Keynes en 1930. La gran depresión no era todavía obvia y los asistentes asistieron a la presentación de Las Posibilidades Económicas de Nuestros Nietos en un momento en que España sufría el impacto de la caida en picado de la construcción. Dejando aparte la exposición, demasiado breve por desgracia. de Martín Aceña sobre las ideas expuestas por Keynes en aquella ocasión,la pregunta es ¿a quien se dirigió Keynes en enero de 1930? No es fácil imaginarlo pues entre la intelectualidad española del época en…

  • Breves

    Desembarquemos en las playas de Nueva Inglaterra

    Ya ha llegado nuestro turno pues son nuestro hijos. Ellos, nuestros hijos, nos salvaron en la primera guerra mundial y se presentaron en París prestando sus respetos a quien ayudó a su liberación: Lafayette, nous voici!. En paz pues. Pero es que años más tarde nos volvieron a salvar desembarcando en Omaha Beach, en Normandía, donde un mar de cruces o de estelas con su estrella nos lo recuerdan. Estamos en deuda con nuestros hijos. Les va mal y nos han pedido ayuda. No podemos negarnos sin sonrojarnos, nos toca desembarcar en Nueva Inglaterra. En este mundo de hoy basta con que aquí, en Europa, donde nos quedamos viédoles partir,…