LUMINACIONES. XLVII:Gastronomía canibal

Mi memoria mejora poco a poco y mi capacidad de razonar va cogiendo su velocidad de crucero. Al tiempo me solidarizo con esa caza mayor que se realiza en Casa Escardó y por ello vuelvo a las ILUMINACIONES que tenía un poco abandonadas y a ciertas formas de canibalismo. O, para ser más precisos, de autocanibalismo. De eso hablé hace dos años y en forma de ILUMINACIÓN hace poco más de un año aquí y aquí. Hoy solo tengo que añadir que acabo de encontrar un nuevo ingrediente que hace al autocanibalismo mucho más sabroso acompañando al bicarbonato o al zumo de limón y convirtiéndolo en una potencial novedad gastronómica. Se trata de vestigios de la operación de corazón. Los últimos puntos que cerraron la herida y han acabado enquistados y cayéndose como rebozados en sangre seca. Tienen una tersura que suaviza mucho ya sean las uñas soriáticas maceradas en limón ya sean los residuos de una limpieza dental. Me pregunto cómo quedarían estas novedades gastronómicas aderezadas con unos pulgones uruguayos previamente churruscados como si fueran hormigas culonas. Posiblemente añaden un ruidito al masticar que es un ingrediente insospechadamente importante.

Aprender a parpadear

Ya se sabe que hay veces y ocasiones en la vida en las que hay que volver a aprender algo que creíamos imposible de olvidar. Como decía en este minipost he ido a Evora a entregar el Diversity Prize de la FUE a Fernado Vega. Allí me he encontré con viejos rockeros que me confirmaron en mi gusto por la diversidad explicándome por qué cambiaron de rumbo: simplemente para entender algo que todo el mundo parecía conocer muy bien. Eso es lo que he intentado hacer con la conducción poniéndome al volante después de más de dos meses. Todo iba bien hasta que me dí cuenta de que lo que ha cambiado es mi manera de parpadear. Tiene que ser eso pues de lo contrario no puedo entender que me haya topado tantas veces con un luminoso que decía “conduzca con distancia”. Durante unos segundos pensé que la DGT se había convertido al canto de nuestras diferencias; pero en seguida caí en la cuenta que mezclaba en mi retina dos anuncios que en realidad decían:”Conduzca con cuidado” y “Mantenga la distancia”. Lo malo es que durante casi cien kms. he conducido sin pensar demasiado en el caballo que me llevaba y a la velocidad que me daba la gana. Peligroso. Tengo que aprender a parpadear de nuevo para hacerlo como todo el mundo ¿O no?

Fisiognómica una vez más

Veo con alegría que las dotes para la fisiognómica que mi ya vieja operación de vesícula me regaló no han desparecido con la reciente de corazón. Esta, en efecto, no ha destruído mi capacidad de detectar parecidos. El primero, que ya ví hace tiempo, y que quizá ya lo había posteado es el que existe entre la profesora de la UNED y especialista en teología política, Marta García-Alonso y la actriz que hace de Isabel, la mujer de Hugo de Viana el golpista, en 14 de abri. La República, son iguales hasta en la voz. Ayer mismo detecté un segundo parecido asombroso: Isak Andic, Presidente de Mango y también de la asociación de pequeña y mediana empresa es un sosias perfecto del director de cine Jaime Chávarri. Y con este minipost les dejo hasta dentro de unos días. Me largo a Evora al comgreso anual de ASSET a entregar el Premio a la diversidad de la FUE en su segunda edición.

Back to business

Hoy publica Expansión mi columna La Mirada del Economista correspondiente al mes de octubre después de dos meses de inactividad articulística. Espero que de ahora en adelante no falle ningún mes aunque a veces es dificil escribir sin que lo escrito se haga rápidamente viejo. Esto es lo que podría pasar si comenzara ahora a hacer un bosquejo de lo que serán en tres días las nuevas reuniones de las máximas instituciones europeas. Y, sin embargo, apuesto que se podría escribir hoy y les aeguro que mi tono sería mitinero y reivindicativo de la “inflación y eurobonos”, una mezcla que nos podría sacar de esta sin tanta duda y pérdida de tiempo. Subo la columna a este blog.

Fondo de armario intelectual

El fondo de armario está formado por esos trajes o vestidos que han sido adquiridos a lo largo del tiempo sin demasiada atención a la moda pero que siempre sirven cuando las cicunstancias exigen seriedad y orden sin renunciar a una cierta prestancia. Ese fondo de armario no te va proclamar un Petronio o una Reina de la elegancia, pero nunca, siempre que su tamaño sea suficiente, te va a obligar a dar la nota, algo siempre desagradable aunque la des con una pieza de la última moda. Me parece que este fondo de armario propiamente dicho no tendría porqué aumentar con el tiempo aunque de hecho lo hace a medida que algunas novedades se hacen Vintage. En contraste con esta presunta estabilidad, el fondo de armario intelectual sí que ha de crecer con el tiempo si queremos que nos sirva para echar mano de él a fin de ubicarnos en un mundo cambiante aun sabiendo que a menudo necesitaríamos atrapar en nuestra mente alguna idea innovadora que permita lucirnos un poco en situaciones en las que el fondo de armario no cuenta con ninguna prenda adecuada.

Bastan un par de meses de estar fuera de combate para constatar que las circunstancias cambian, que los problemas se enconan y que, desgraciadamente, vivimos en un mundo en el que el fondo de armario se nos ha quedado corto. Despierto de un largo sueño y como si este me hubiera espabilado encuentro que casi todo lo que leo es como una pieza a la moda que no hace más que repetirse sin que haya calado en nuestra mente o al menos en la mía. Hay muchos ejemplos en todos los campos pero yo solo puedo singularizar unos pocos en mundo de la economía.

Lo primero que me llamó poderosamente la atención fue que cuando desperté la Constitución había cambiado. Se le había añadido una declaración de intenciones que más tarde se desarrollará en ley orgánica para poner coto al deficit estructural a fin de no volver a caer en un exceso de endeudamiento. Se repite ante la saciedad por parte de unos y otros que este cambio constitucional es una señal que se emite para ganar confianza ante los inversores que han de refinaciar nuestra deuda viva. Y sin embargo nuestro fondo de armario intelectual nos dice que todos sabemos que todos saben que el compromiso firme y definitivo no es nunca creible a no ser que pase lo que pase la medida que queremos sea creída mediante nuestro compromiso presuntamente firme nos favorezca en cualquier circustancia. La crisis de deuda que estaba en el candelero y sigue estándolo cuando despierto no puede solucionarse con esta forma de ganar confianza (que en realidad muestra que que una Constitución fácilamente modificable no es algo en lo que confiar) sino que se necesitan otras medidas novedosas que no pertenecen a nuestro fondo de armario intelectual.

Keynes sabía esto y esta es su enorme e imperecedera aportación:su capacidad para inventar mecanismo avant la létre para conseguir acuerdos entre las partes interesadas sin pretender que esos acuerdos serían permanentes. Si usáramos esta piza del fondo de armario mejor nos iría. Desde luego mucho mejor que recórdándolo como el que aconsejaba cebar la bomba sin mirar al endeudamiento subsiguiente. Era un amante del arte que volvía de Versalles con un cuadro debajo del brazo, alguien a quien debemos el Arts Council y un snob que hubiera hecho maravillas por tener una idea brillante, algo que no casa con la austeridad calvinista que nos invade.

Pues justamente una de sus ideas inteligentes y prácticas que parecen haberse olvidado pues extrañamente no la veo recordada con la frecuncia debida, es su idea respecto a las reparaciones de guerra que los vencedores querían imponer a Alemania como parte del Tratado de Versalles. Ya sé que parte de su argumento, como corresponde a su realismo, era la importancia industrial de Alemania que se debía volver a poner en marcha cuanto antes, pero aun cuando Grecia no sea tan importante industrialmente, lo es culturalmente de forma que Keynes mantendría su argumento. Y sin embargo solo parece escucherse por aquellos que predican un “quita y espera”simple cuyos detalles Keynes no se avergonzaría en delinear con lápiz y papel.

Otro ejemplo de lo que estoy intentando comunicar es el recurso fácil a la centralización de la fiscalidad europea mediante un Tesoro Unico. Esta idea ha estado ahí aunque nunca formó parte del fondo de armario, pero ahora que vuelvo a leer periódicos y blogs, me asombreo de la vigencia que ha tomado como idea fashion.No digo que esté mal y seguramente nos llevaría por caminos interesantes, pero se hace, con excepciones notorias, en base a ese horroroso sentido común, que nada dice aunque pretenda ser parte del fondo de armario, olvidándonos de la pieza más usable de este fondo de armario económico cual es la competencia así como de la más reciente idea de la posibilidad de la captura del regulador.

Y, finalmente, lo que me más me hace sentirme descolocado es que hemos dejado de hablar de actividad económica mucho antes de que hayamos convenido con la diagnosis y la prognosis de la crisis. Continuamos con las diferencias de opinión sobre cómo tratar la caida relativa de la actividad económica y el aumento del paro: a la Europea (o más bien alemana) o a la americana. Naturalmente no todos los países de la UE están de acuerdo y los demócratas y los republicanos discrepan en como sacar a los USA del pozo.

Podría continuar en este tono mencionando los problemas serios que el ajuste trae consigo en,por ejemplo, Educación, Sanidad o Finanzas y de los que se discute sin apoyarse en las ideas propias del competencia en los mercados ni tampoco en su aspecto de sistemas complejos. Ni fondo de armario ni novedades.

Empiezo a pensar, ahora que despierto, que igual mi retiro ha sido más largo de lo que creo y ya no hay ningún conservador del fondo de armario. Creo que me hago viejo.

Momentos de vida

Junio del 68. Madrid, calle Montalbán, en la Fundación Oriol Urquijo. Con Salvador Timpanaro Ronchero. Estamos ahí para pedir una beca. A Timpa se le demuda el color al oír la noticia: Txabi Echevarrieta había matado a Pardinas para morir a continuación. Bilbao es pequeño y era casi imposible no conocerle si eras consciente de los cambios que estaban ocurriendo o eras asiduo de la librería de Gorriti en la Plaza Nueva. Con Timpanaro y otros habíamos formado una tertulia en La Granja difícil de clasificar políticamente dado su ingenuo y disperso objetivo. Txabi decidió que éramos demócrata-cristianos. El era ya miembro de ETA y, en algún momento había decidido pasar a la acción. Increíble en alguien que esgrimía los textos conciliares en las asambleas de estudiantes y era físicamente tan frágil. Increíble, pero cierto. No me dieron la beca.

Año 1994. Taher en Madrid. Él y otros libios generosamente becados habían sido mis compañeros en el programa de Doctorado en Boulder. Todos y especialmente Taher eran buenos estudiantes, simpáticos y juerguistas. Jamás despreciaron un buen trago. Al cabo de los años accedió al Ministro de Comercio de Libia con Gadafi en el poder. Llegó a Madrid en visita comercial relacionada con el gas y el petróleo y a través del secretario de Estado de Comercio, Apolonio Ruiz Ligero (¿) quien, casualmente, tenía un hijo estudiando en la Carlos III, me localizó. Quedamos a cenar, él con su hija y yo con mi mujer a la que él conocía bien. Al recogerlos en su hotel le planté un par de besos a la joven, casi niña, y vi el gesto torcido del padre. Cenamos nada menos que en Jockey y la conversación fue languideciendo mientras rehusaban el jamón e indagaban la composición de otros platos. Me atreví a preguntar qué tal Gadafi. Se puso muy serio y me contesto: “He is a noble man”. La cena fue un desastre. Nunca le he vuelto a ver y me pregunto que habrá sido de él en estos últimos meses. Al ver el linchamiento de Gadafi he pensado fugazmente que igual tenía razón Taher y el coronel era un hombre noble. Ha resistido hasta el último aliento en lugar de huir, como otros dictadores, a donde su dinero estaba colocado y ha luchado hasta el último aliento sin rehuir el cuerpo a cuerpo.

20 de octubre del 2001. Mi madre hubiera cumplido 108 años. Ayer mi hijo mayor me llama al tren Madrid-Bilbao en el que cabalgábamos hacia Bilbao para, en el caso de mi mujer, acompañar a su madre a Tristán e Isolda en el Euskalduna y, en mi caso, para celebrar el 50 aniversario del fin del PREU y la salida del Colegio. ETA había dado su esperado comunicado de fin de su actividad violenta. Hacía 43 años que un joven de mi misma edad la había comenzado. Y era un joven idealista, como lo era a la sazón Gadafi. Uno y otro desencadenaron el infierno, un infierno que ha roto en ambos casos muchas vidas.

En Libia y en Euzkadi, comienza ahora una vida nueva, llena de oportunidades y de trampas en el camino. ¿Qué exige hoy la nobleza? Yo no lo dudo. Trabajar a favor de la fraternidad, sobre la que he escrito profusamente en este blog especialmente hace dos o tres años. Son necesarias unas formas nuevas de relacionarse que generen un equilibrio evolutivo estable en el que surjan nuevas pautas de conducta que todo el mundo observe porque los demás las observan. Nada que ver con principios universales, sino con la decencia particular y cercana. Nada que ver con Sartre, todo que ver con Camus.

Temblad, ya estamos ahí

Que si la conferencia de paz de San Sebastián que si el dedo de Lorenzo o los entrenamientos del Barça o el Madrid. Me tragué todo el telediario de la noche, el de RTVE, en la esperanza de conocer cómo iba el partido trascendental Athetic-Osasuna. No hubo manera. Esta gran institución tan apreciada por la ciudadananía no prestó la más mínima atención a esta acontecimiento. Para que lo sepan, ganamos 3-0 y ya estamos a tiro de ganar otra vez la liga. Sí, como todos los años a pesar de los esfuerzos de los segundones de siempre.

Un domingo de convalecencia

Salimos ayer a dar un paseo terapeútico en una tarde domingo cuando ya las familias jóvenes parece que vuelven de la sierra con más hijos de los que se llevaron. Esos paseos me son no solo imprescindibles para recuperar mi forma física,sino también para, en conversación, ir desenredando el ovillo de mis pensamientos.

Comencé por expresar mi alegría por la recuperación de la capacidad de composición una vez entendido lo que quiero decir. Estoy enredado en un trabajo sobre terrorismo (que resulta bastante oportuno con eso de la conferancia de paz de Donostia aunuque pretendo enfocarlo con total generalidad y abstracción) y me doy cuenta de lo que disfruto montando, como si se tratara de un film, las ideas de forma que sean realmente entendibles y fáciles de generalizar. Y con ese ánimo alegre comenzamos a desgranar ideas que se habían ido acumulando en diversas cenas y meriendas que algunos buenos amigos organizan en parte, me hago la ilusión, para celebrar mi vuelta a la vida.

Había sido el 15-O y mi pareja de paseo se preguntaba si no era todo lo mismo: la primavera árabe , el 15-M y este 15-O que los estadounidenses parecían haber inventado ellos. Pero los árabes no hablan de la banca y los que habían celebrado el 15-O en muchos lugares no estaban ocupando edificios abandonados ni tenían reivindicaciones estilo dación en pago seguramente porque ya la tienen.

No pude darle la tabarra a Marisa sobre mis temores sobre la cotización de los Bancos europeos, y españoles muy en particular, ante la posible (yo diría segura) quita de la deuda griega, temores y dudas que mantenía a pesar del relativmente buen comportamiento en Bolsa de esas entidades en la semana anterior. Confesé que no me importaría estar ahora en el Consejo de un banco pues el momento me parece fascinante aunque pensé que seguramente los consejeros lo tienen que estar pasando mal. Sigue leyendo

Pombo vs. Bloomsbury

La Residencia de Estudiantes, como parte de ls festejos de su 100 aniversario, nos ofreció una velada interesante y evocadora de la visita de John Maynard Keynes en 1930. La gran depresión no era todavía obvia y los asistentes asistieron a la presentación de Las Posibilidades Económicas de Nuestros Nietos en un momento en que España sufría el impacto de la caida en picado de la construcción. Dejando aparte la exposición, demasiado breve por desgracia. de Martín Aceña sobre las ideas expuestas por Keynes en aquella ocasión,la pregunta es ¿a quien se dirigió Keynes en enero de 1930?

No es fácil imaginarlo pues entre la intelectualidad española del época en Madrid no había que yo sepa economistas que estuvieran a la altura, en el sentido de ser reconocidos por Keynes, y si los había no sabría decir qué papel jugaban en aquellos años que acabaron con la fuga del Rey y el comienzo de la segunda República. Parecería más bien que los intelectuales de los que habló Santos Juliá y el grupo de Blomsbury al que se refirió María Lozano no había ninguna ningún tipo de conexión.

Es más, entre ambos grupos había una distacia de años luz. Los que en aquel año treita se reunían en las diversas tertulias de Madrid y que Juliá singularizó en la de Pombo eran jóvenes ilustrados y pensadores o poetas en ciernes que comenzaban a polarizarse entre los que ponían sus esperanzas en la URSS y los que respiraban el ambiente aparentemente rompedor y heroico del fascio ialiano y el nazismo alemán sin espacio relevante para los liberales demócratas que solo podían como gesto heroico exhibir una pistolita de juguete. La economía no tenía sitio en este ambiente prerrevolucionario.

El grupo de Boomsbury ya laguidecía un poco, pero la seguridad en si mismos dquirida en Cambridge, así como la inteligencia y la situación social (upper midle class) de sus miembros, ambos aspectos destacados por Lozano, permanecían y, desencantados de la ruptura que supuso la Gran Guerra con los problemas del tratado de Versalles, las utilizaban para diseñar ya fueran telas en el taller Omega, ya fueran esquemas de solución a los problemas económicos. Así empezó a gestarse la Macoeconomía,aunque quizá Bernacer fuera ese predecesor que se adelanta a su tiempo y encuentra oídos sordos.

El contraste es oportuno, pienso, pues hoy tenemos que saber si atendemos al movimiento 15M o 15O que no está para sutilezas o acudimos a los rganismos internacionales o a servicios de estudios para que arreglen una situación que no requiere una gran sutileza intelectual, sino coraje político.

Y la pregnta hoy, cuando nos encontramos en una situación económica extrañamente similar, es quienes son los que escucharían hoy a, digamos, T.Sargent. Nuestra tertulia de Pombo está hoy en el entretenimiento cultural y las tertulias televisivas que han aparecido con la TDT, pero ¿dónde está nuestro Bloomsbury?

Desembarquemos en las playas de Nueva Inglaterra

Ya ha llegado nuestro turno pues son nuestro hijos. Ellos, nuestros hijos, nos salvaron en la primera guerra mundial y se presentaron en París prestando sus respetos a quien ayudó a su liberación: Lafayette, nous voici!. En paz pues. Pero es que años más tarde nos volvieron a salvar desembarcando en Omaha Beach, en Normandía, donde un mar de cruces o de estelas con su estrella nos lo recuerdan. Estamos en deuda con nuestros hijos. Les va mal y nos han pedido ayuda. No podemos negarnos sin sonrojarnos, nos toca desembarcar en Nueva Inglaterra. En este mundo de hoy basta con que aquí, en Europa, donde nos quedamos viédoles partir, enerbolemos el estandarte de la libertad, la igualdad y le fraternidad: !inflación y eurobonos!