El Amor o la Vida

Espero que dentro de unos días, el 5 del próximo mes para ser exactos, los médicos me dejen quitarme el corsé que ahora protege la soldadura del esternón de estornudos o toses. De momento para compatibilizar este cuidado con la exigencia simultánea de pasear cada día un poco más, estoy usando una camiseta y sobre ella el corsé, todo ello tapado por una camisa elegante de forma que parezco más bien un viejo indiano repatriado y lleno de vicios ocultos que un infartado.

De esa guisa voy caminando cada día más lejos e incluso solo comiéndome el terror de que algo me pase sin tiempo a tomar n taxi a urgencias. Pero hoy por primera vez me he aventurado en una caminata nada corta y durante algunos minutos me he olvidado de que cada pasito es un éxito, pero también un peligro. Y con la mente suelta han vuelto a esta pobre cabeza adormecida pensamientos salvajes, de esos de los que había que confesarse en la infancia y, en lugar de alegrarme me han entristecido.

Son estos pensamientos como un ladrón que te ataca de repente y en lugar de la Bolsa o la Vida te exige que elijas entre tu vida y y darle gusto al cuerpo, lo que puede ser por ahora un peligro para el corazón, o conservar la vida. Si dejo que mi corazón se dispare sin someterlo al corsé quizá me prive del Amor pero mantendré la Vida.

Chomski

Ahora que me encuentro como devuelto al mundo, me parce que he salido de un hospital, una carcel o un frenopático, instituciones todas ellas conformadoras de dispositivos de dominación lo que me recuerda a Foucault.Pero no son los único que esta nueva sensibilidad adquirida en mi “viaje” ha detectado como instrumento de tortura ya que,en mis escasas salidas no tengo más remedio que cruzarme con jóvenes de ambos sexos vestidos con traje de oficina y armados con cables y aparatos electrónicos que inevitablemente se me aparecen como residentes voluntarios de un campo de concentración.

Parece como si hubiera comenzado este nuevo tramo de vida con una regresión irritada a tiempos pasados en los que algunos creímos vislumbrar sombras de liberación. Asi que nada más oportuno para estos días que el regalo con el que un buen amigo amigo vino a visitarme. Se trataba de un libro editado por July Frank y Jean Bricmont (el coautor de Sokal)y que contiene piezas de Chomski o sobre Chomski.

Caí inmedatamente sobre una especie de conversación entre él y Foucault de 1971, un año en el que algunos paralizamos los campuses y utilizamos la palabra para protestar contra la invasion de Cambodia ordenada por Tricky Dicky.Comieza mi admirado Chomski con palabras prometedoras:

…un sistema federado, descentralizado, de libres asociaciones, que incorpora instituciones económicas y sociales, constituiría lo que denomino el anracosindicalismo ;me parece que esta es la forma apropiada de organización social para una sociedad tecnológicamente avanzada, en la que los seres humanos no son transformados en instrumentos, en engranajes de un mecanismo.

Es este un exabrupto maravilloso que todavía me enardece y que se entiende mejor si leemos un par de párrafos antes la siguiente declarción de principios:

..un elemento fundamental de la naturaleza humana es la necesidad del trabajo creativo, de investigación creadora, de creación libre sin límites arbitrarios de instituciones coercitivas; de donde se deriva que una sociedad decente debería promover en grado máximo las posibilidades de realización de esta característica humana fundamental

Ni que decir tiene que para 1971 ya sabíamos por Marcuse que las fuerzas productivas eran suficientes para hacer posible esa realización de nuestra nauraleza humana.

Y hoy ¿qué?

.

Claus y Lucas

Todavía en el Hospital Trueta de Girona Quim Barberá me obsequió con un librito que me impactó:El Gran Cuadreno de Agota Kristof. Lo leí de una sentada ( mejor tumbada) y mi agradecimiento a Quim debió de ser tan expresivo que me prometió enviarme la Trilogía de la que el librito mencionado no era sino la primera parte. Una vez recibida no he tardado ni tres días en leer las dos últimas partes. Tengo mucho tiempo, su lectura es adictiva y las historias cruzadas y ambiguas respecto a su verdad ponen en juego algo más que la mera coherencia. Reflejan la desorientación, el sufrimiento y la locura que generan las guerras. Agota Kristof murió en Suiza, a donde había emigrado en el 56 huyendo de la represión soviética, un mes escaso antes de que yo sufriera el infarto.

Crónica de una Crisis

Parece que gracias a los buenos oficios da la Sociedad Cooperativa de las Indias Electrónicas y al apoyo de Nicolás Hernández primero y de Javier Rodriguez más tarde, pronto podré colgar en la red mi Crónica de una Crisis que recoje lo que desde el verano del 2007 hasta hoy he escrito, bien sea en Expansión, bien en mi blog, sobre los avatares de la ya larga cris que amenaza con no abandonarnos.Como he estado una buena temporada fuera del mundo, no me queda más remedio que ponerme al día y rellenar algunos huecos.

En efecto,me queda por decir algo sobre la reforma constitucional para intoducir límites al endeudamiento, sobre la última reunión del Ecofin, la política alemana, el FMI y la pobre Grecia.Poco a poco, como mi vuelta a la vida.

Antonio López

Dentro de unos cinco días se acaba la exposición de Antonio López en la Thyssen. Les aconsejo que la vean con unción si todavía no lo han hecho. Yo la vi antes de las vacaciones y tomé unas notas para redactar un post que luego fui posponiendo tontamente. Hoy no tengo fuerzas todavía ni para tratar de componer todo un texto bien articulado ni para asistir a la conferencia que Javier Viar, Director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, impartirá esta tarde en el Centro de Arte citado. He léido su aportación en el catálogo y les juro que estoy a punto de tratar de burlar la vigilancia médica y arrastrame hasta allí.

No sé lo que haré, pero en cualquier caso aquí les dejo las notas que tomé hace unos tres meses.

1. La dureza de la posguerra en Castilla la Nueva incluso en una familia de clase media.

2.La similitud entre el padre del artista por él retratdo y el Don Draper del Mad Men.

3.La extraña influenciaa de esos pintores italianos metafísicos como De Chirico.

4.El cubismo que del que ahora me entero de que no hubiera sido singularizado si no hubiese sido or Apollinaire.

5.El colorido y la textura cirecense de algunos cuadros que me recordaban a la últinma película de Alex de la Iglesia, Balada triste de trompeta.De paso, esa textura me recuerda al mquillaje y los complementos de Estrella Moreno que en su papel de corresposal de TVE en el Congreso siempre pienso que se va a desintegrar.

6 Y finalmente esas letras BBVA sobre la torre del Banco diseñada por Sainz de Oiza en un cuadro fechado etre 1990 y 1996 cuando la fusión entre el BBV y Argentaria ocrrió en el año 2000.

Por lo demás he disfrutado mucho más que hace muchos años en el Reina Sofía.

Los ojos de mi podenco

Claro que no es la primera vez que veo figuras en el mármol o en el linóleo. Las he visto y las he descrito. Todas estaban en el mármol que encarcela mi cuarto de baño.

En el suelo del hospital y cubriendo una superficie mayor que una única loseta vi hace ya más de una semana una caricatura a lo Archinboldo de nuestro monarca. Pero no estoy muy seguro si es que también ese mármol me habalba o si estaba yo todavía bajo el influjo de la anestesia que durate días me regaló figuras lineales distorsiondas, movibles y mutantes. Lo interesante es que nada más llagar a casa descubro, justo a los pies de quien ocupe la taza, la cabeza de un podenco en cinemasope con la boca abierta de par en par para dar cabida a una bandada de langostas voladoras.

Pero lo realmente inqietante no es esa voracidad desbocada, ni siquiera la aparente chatura de sus orejas debido al cinemascope; sino el hecho nada coriente en mi baño de que, en lugar de ojos, el podenco tien dos agujeros bastante profundos. Los he contemplado durante días y me he atrevido a explorar esas cuencas oculares sin fondo.

Juraría que durante años años alguien ha plantado en esos pozos un grano de arroz y que los ha cuidado con mimo. Probablenete ese grano producía, bien regado, una plantita que , supongo, servía para entretener con sus cosquillas los largos y tensos momentos de batalla matinal contra el extreñimiento.

He pensado en reanudar esa posible tradición, pero al poco he cocebido una idea mejor. He buscado y encontardo la vieja caja de cerillas en la que guardo desde hace años las piedritas de oxalatos de cal que mi riñón sedimenta poco a poco y, de vez en cuando, expulsa para poder producir otras nuevas. He tomado dos y he puesta una en cada ojo de mipodenco voraz. Nada va a crecer en ese antiguo arrozal, pero ya las miro como si fueran mis embajadores que en este mundo de fuera representan a mi mundo de dentro.

Abierto en canal

Mi plan personal de infraestructuras sigue su camino. Ha pasado mucho tiempo desde que en la infancia conseguí fabricarme mi primera cicatriz gracias a una caída desde una vieja verja hasta una oxidada punta de hierro que me abrió la rodilla izquierda. Ahora la cicatriz que me va a dejar la extracción de la vena de la pierna izquierda para hacerme los bypasses conecta ya el tobillo con aquella cicatriz.

Por otro lado la casi imperceptible cicatriz que me dejó la extracción de la vesícula antes de la existencia de la laparoscopia une ya el ombligo con el esternón y, para terminar de momento, el comienzo de esa bisagra ósea de urgencia con la garganta está cubierto por la reciente cicatriz de la operación de corazón.

Ya que parece que me lo pide la vida estaría dispuesto y hasta deseoso de completar esta especie de canal de panamá que no une dos océanos pero sí dos mundos, el exterior y el interior. Solo me falta romperme el fémur y operarme de algo relacionado con el intestino grueso. Si lo consiguiera mi continua fisura epidérmica sería no tanto como esa grieta que hay en todo según Leonard Cohen y a través de la cual nos llega la luz, sino más bien como un canal que puede abrirse y profundizarse justamente para observar lo obscuro, las vísceras, dejándome así libre de los problemas que plantea la verdad y capaz en cualquier momento de observarla directamente abriédome en canal a un coste muy razonable.

Crisis de deuda soberana, sector financiero y ausencia de liderazgo.

NOTA:

Ayer contaba que en dos días publicaría los dos ertículos que estaban pensados para Expansión; pero que mis averías físicas habían mantenido en el horno. A continuación acabo de cumplir mi promesa posteando la columna que tenía preparada para primeros de septiembre. Pero es cierto que en los últimos días han ocurrido cosas a las que tendré que dedicar cierta atención y preparar posts para este blog y una columna para primeros de octubre que los recoja.

En su columna del miércoles 17 de Agosto en La Vanguardia Xavier Sala i Marti nos ilustraba sobre la crisis contándonos cómo hay que distinguir el tipo de crisis que aqueja en cada momento a fin de poder corregirla adecuadamente. Nos ofrecía una realtivamente amplia historia de la crisi a fin de concluir que lo que falta es liderazgo político. Según su cronología en el verano del 2004 comenzó una crisis de deuda generada por un excesivo endeudamiento de familias especialmente debido a las hipotecas basura empaquetadas en productos financieros tóxicos. Según él esta crisis generó la necesidad de mejorar la productividad que se había desplomado, de manera que nos topamos inesperdamente con una crisis de demanada que, finalamente y por errores de tratamiento, se convirtió en una crisis de deuda a los ojos de los políticos. Aunque no tiene realmente la importancia que se le quiere dar a la diagnosis correcta en cada momento he de decir que esa cronología es dudosa. A mí me parece que justo antes de las hipotecas basura tuvimos que reconocer que, sin saber muy bien por qué, nos enfrentábamos a una crisis de oferta reflejada en la subida de los precios de las materias primas, incluído el petróleo, y que esto, junto con la explosión de la burbuja de la construcción, produjo una crisis de demanda que, al ser tratada adecuadamente como tal ha acabado generando la crisis de deuda soberana en la que estamos. Sigue leyendo

El músculo duerme, la ambición descansa

Sirva el comienzo de la letra de este tristísimo tango para simbolizar esta que fue tregua de agosto (con el músculo adormecido al sol y la ambición entre paréntesis) entre los poderes (ejecutivo, político o empresarial) y la prensa que, a su vez, no deja de ser un poder tal como se nos ha repetido hasta la saciedad con ocasión del escándalo de las escuchas ilegales de News of the World. Aunque la tregua no es total, en España lo parece. La política nacional se iba de vacaciones pasase lo que pasase con la situación económica, los escándalos de corrupción o con la Bolsa. Los periodistas ya curtidos desaparecían recluidos en su lugar de descanso y los periódicos quedan en manos en manos de gente menos experta.

A pesar de las malas sensaciones que los mercados nos están deparando en este principio de Agosto no es mal momento para reflexionar distendidamente sobre las relaciones entre prensa y política. Sigue leyendo

Renaciendo

Más de un mes posteando solo testimonios indirectos de mis males físicos. Hoy hago un esfuerzo y anuncio que a continuacón postearé mi columna de agosto para Expansión y mañana la que tenía medio preparada para septiembre. Este tipo de columna pierde actualidad muy rápidamente pero tengo que incluirlas para seguir completando mi Crónica de una Crisis. Una publicación que algún día se acabará.Ojalá sea pronto. Sobre esto, sobre perspectivas, enfocaré mi columna de Octubre… si me ecuentro con fuerzas.