• Artículos

    Páginas en blanco

    Cuando imprimo un documento largo ocurre a menudo que se cuelan varias páginas en blanco. Creí siempre que la causa era el excesivo gramaje del papel que hace difícil evitar su pegajosidad. Pero ayer empecé a recelar. Se trataba de un documento de Giovanna Borradori en el que esta profesora de filosofía trataba de desentrañar el pensamiento de Derrida sobre el ataque a las torres gemelas hace más de diez años. Es como una continuación de su libro del 2003 Fhilosophy in a time of terror en el que entrevista a propósito de ese terrible acontecimiento a Habermas y Derrida. Estas páginas en blanco aparecen en sitios estratégicos y son…

  • Artículos

    Incertidumbre sistémica

    En esta época del año tan rara en la que los ministros tienen que volver de vacaciones para atender a acontecimientos de orden público imprevisibles, mi propia indolencia ante las paradojas -perfectamente explicables- de la Bolsa, me lleva por caminos intelectuales tan insospechados para mí como los rumores raros que capta mi oído desde hace un par de semanas. Ni sé si hay alguien en la bodega ni tampoco si la pequeña historia urdida por mis hijos sobre un león que entró en casa ayer por la noche es tan incierta como inverosímil. En esta onda disfruté mucho ayer del último artículo de Innerarity y Solana en El Pais. La…

  • Breves

    Mi ventana-espejo

    Al enfilar la carreterita que lleva a nuestra casa de Foixà, una casa que no tiene nombre todavía, se ve de frente y sobre la puerta de entrada una ventana vertical cuyo cristal se abre completamente y que protege de caídas estúpidas mediante una T como de Trota, la editorial con el palo horizontal a la altura de la cintura. Cuando está abierta solo se vislumbran un poco los cojines desordenados de un sofá, pero cuando está cerrada y con el estor bajado se transforma en un espejo que refleja algunos aparatos de los tejados de nuestros vecinos hacia el sur así como cables y eslingas de los postes, de…

  • Artículos

    Cuarto aniversario

    Todos cuentan a partir de octubre del 2008, pero las cosas comenzaron a torcerse y la Great Moderation a transparentar sus falacias hace ya cuatro años. De ahí que igual pueda ser interesante volver a pensar lo que por entonces se decía aunque, es verdad, no se hablaba explícitamente de crisis. Pero las dudas y algunas decisiones significativas estaban ya ahí. Para verlo me gustaría comentar telegráficamente mis columnas en Expansión de Junio, Julio, Agosto y Septiembre del año 2007. En Junio hablaba de la necesidad de emplear o construir, si necesario, un lenguaje suficientemente preciso. En Julio trataba de pensar en Bancos Centrales a partir de ideas sobre credibilidad,…

  • Artículos

    Dry martinis

    No se pueden libar en cualquier sitio pues en la mayoría no saben hacerlos. Esta ignorancia es como no saber quien es Dorothy Parker:imperdonable. Pienso en esto hoy sábado al leer Babelia que parece escrito para mí. Lean por ejemplo la pagina 2 en la que Santiago Gamboa escribe sobre martinis en New York, ese lugar en el que me gustaría pasar unos días todos los años. Dice este autor colombiano que como no tiene amigos en la ciudad (mi caso) se concentra en sus reflejos literarios y cinematográficos. Y ahí aparece el Hotel Algonkin y sus martinis, dry por supuesto. Cita a la mencionada Dorothy Parker que escribe:»Me gusta…

  • Artículos

    Avispas y adelfas

    El ruido se despierta con el sol. Oigo ruidos sospechosos que provienen de la bodega, justo al lado del pabellón de invitados. Algo que ver con los ruiditos de Madrid a raíz de la llamada de alarma. Justamente, pienso ahora, es la bodega lo que no investigué en Madrid. Pero mi oído mejora de manera preocupante. Ayer por ejemplo me embuché, al tratar de respirar en mi crawl improvisado, un buen bocado de avispas que parecían ahogadas en el agua de la piscina. Pensé o temí que no lo estuvieran del todo y que podían picarme en el esófago por ejemplo. Salté del agua y me comí un par de…

  • Artículos

    Helados de leche de mujer

    Uno de los organizadores de la Summer School de la FUE de esta año presentó un trabajo que, al tratar de afinar la noción de justicia, comenzába por recordar el tipo de preferencias que Sen ridiculizaba hace muchos años en un papel, The Impossibility of a Paretian Liberal, que en mi juventud expliqué alguna vez en licenciatura. En ese trabajo Sen presentaba lo que parecían preferencias extravagantes que serían observadas con un distanciamiento displicente que justificaba que se les denominata «Nosy Preferences», es decir maneras de ordenar lo que nos gusta que desprenden una cierta pestilecia para narices y espíritus finos y delicados. El resultado del tabajo de Sen era…

  • Breves

    Un dragón en el salón

    Estaba escuchando el roce de los pétalos de unas rosas cortadas hace unas horas, cuando se ha cruzado un dragón que corría desde el jardín en dirección al interior de la casa.Es casi más veloz que mi mirada y el sonido que emite al deslizarse por el suelo es imperceptible a no ser que nada se mueva en muchos metros a la redonda. Como era de noche, Can Quel estaba ya cerrado y nadie jugaba al futbolín, se cofundía el silencio con el aroma que juraría llegaba del lejano golfo de Rosas o quizá de las islas Medas. Nos hemos mirado, el dragón y yo, y creo que nos hemos…

  • Breves

    Adaptación

    No es fácil moverse hacia el este. Los días se acortan sensiblemente e ir a la playa a la hora en la que me gusta sentir el sabor de la sal en la piel es como acudir a un party nocturno. Se adelanta la hora de las comidas al menos los primeros días y todo suena distinto. En cuanto llego a Foixá y nada más escuchar el maravilloso ruido de la bolita de futbolín en Can Quel a horas en las que ya la campana de la iglesia ha dejado de sonar, mi sentido del oído se agudiza y comienzo a captar matices, silbiditos y sutiles corrientes da aire que,…

  • Artículos

    Foixà

    El viaje fue menos peligroso que lo que se anunciaba. La operación especial no acababa hasta la medianoche por lo que era de esperar que algunas carreteras pudieran estar colapsadas por los que volvían remolones y los que llegaban con la lujuria en los ojos. Pero ni lujuria ni pereza: todo fluido, como en un cuento zen. La casa vacía y los comercios cerrados nos hicieron guardar dieta en un restaurancito desierto. Me acabo de levantar al oír las ocho campanadas y dentro de un rato iré a hacer un primera compra para luego hacer mis ejercicios en la piscina y explorar de donde pudieron venir anoche unos pequeños ruiditos…