en maxiposts

Deportes de riesgo

El pasado domingo 21 hacia las 10 de una preciosa mañana levanté los dos peces más grandes que nunca se hayan visto en la bahía de Roses. Desde la popa de una menorquina que navegaba proa al puerto deportivo. El esfuerzo casi me revienta un corazón ya herido y hasta que ingresé en el CAP pasó una hora, una hora no como cualquier otra, la hora más cercana a palmarla que nunca haya pasado. El diagnóstico, infarto, me dejó indiferente. Solo recuerdo un pudor extraño producido por la constancia de estar dando la lata a mucha gente que me quiere.
Supongo que ya no tiene gracia contar nada sobre los intrusos de la bodega.
Y aquí lo dejo hasta que me recupere de esa operación anunciada a “corazón abierto”.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Juan!! ¿Estás en Madrid? Llego el 1 a Gijón desde Montevideo. ¿Cuándo es esa operación? ¿Es en Madrid? Nat está desconectada en Italia ahora y María y Manuel están volando hoy hacia Europa. Están ya allá Jose y Bianka. ¿Podemos pasar a verte? ¿Ser útiles en algo?

  2. Juan, estoy en San Antolín, una playa asturiana de aguas heladas. Ójala que tu post sea una ficción más —o, lo que es lo mismo una broma. Si no lo fuera, suerte, ánimo y que la fuerza te acompañe. El 28 vuelvo a Madrid. Antes seré yo el que te de la lata…

  3. Pues, seguro que entre otros muchos, espero que retomes pronto tu blog y seguir leyéndote. Mucho ánimo en esa operación que anuncias. No son los del día 21 los dos peces más grandes que has pescado: queda EL pez, hay que asir fuertemente la línea. Recuerda a Hemingway. Un fuerte abrazo.

  4. Tras el tiempo que llevo siguiendo este blog, siento una cercanía que es la que ahora me impulsa a desearte mucha suerte y una pronta recuperación. Son muchos los enigmas entre los que aún debe nadar un “Big Fish”.

  5. Un corazón tan grande y generoso como el tuyo resiste esto y todo lo que se le ponga por delante. Tus admiradores te necesitamos en forma cuanto antes. Mucho animo de los andonis y aqui nos tienes a tu vera para lo que necesites. Un fuerte abrazo.

Webmenciones

  • Días de angustía, viajes y liberación 31 agosto, 2011

    […] no dió ni para postear el alma a pesar de las alegrías cotidianas del trabajo indiano. Tras el infarto de Juan y su traslado a Madrid, quedaba la espera de una operación a corazón abierto que nuestro […]