en miniposts

Adaptación

No es fácil moverse hacia el este. Los días se acortan sensiblemente e ir a la playa a la hora en la que me gusta sentir el sabor de la sal en la piel es como acudir a un party nocturno. Se adelanta la hora de las comidas al menos los primeros días y todo suena distinto. En cuanto llego a Foixá y nada más escuchar el maravilloso ruido de la bolita de futbolín en Can Quel a horas en las que ya la campana de la iglesia ha dejado de sonar, mi sentido del oído se agudiza y comienzo a captar matices, silbiditos y sutiles corrientes da aire que, hasta que me acostumbre y comience mi diálogo con ellos, me aturden y no me dejan pensar o intentar trabajar en mis deberes de verano.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • Ruidos « Juan Urrutia

    […] cierto que no he escuchado ningún ruido sospechoso de presencia humana a pesar de mi sentido desarrolladísimo de oído.Pero alguno de los que sí esucho bien podrían ser una forma de tapar los sonidos producidos por […]