en maxiposts

Ronda

Ayer domingo llegué a Ronda, un lugar en el que nunca había estado. Mi primera impresión es de asombro y admiración y llevo unas 20 horas disfrazado de viajero romántico. Hoy por la mañana ya he presentado mi ponencia sobre Economía y Cultura(s) y, después de visitar la plaza de toros y la biblioteca de La Real Maestranza de Ronda, me lo he pasado muy bien escuchando la ponencia de Ignacio de la Herrera, director de esta institución rebosante de solera e interviniendo en el diálogo posterior a ambas ponencias. Estoy lleno de ideas que me gustaría postear, pero mi viejo ordenador no funciona en el hotel y estoy escribiendo de prestado. Pero no solo es eso, sino que, si pudiera escribir con tranquilidad, lo haría sobre la exposición de Antonio López y sobre la lucha de poder entre mafias variadas en que se ha transformado la vida cotidiana, además de contestar a David, como prometí, en relación a su interpretación de mi post sobre las consecuencias de un sistema cerrado. El resto de las ideas tendrán que esperar a estas obligaciones para ser posteadas. Por cierto no es Ronda mal sitio para huir, perderse y desaparecer.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.