en maxiposts

Perder la compostura

La razón para la huida no es solo que mil cosas se me agolpen en mi cabeza como herederas de experiencias pasadas en una vida ya larga. Es también que historias de la educación reglada son imborrables a apesar de que nunca o muy rara vez vuelva conscientementa a ellas. Hoy por ejemplo mis recuerdos me tenían prisionero de aquel episodio de la historia sagrada en el unos guerreros sedientos del pueblo de Israel llegaban a un oasis salvador y no se lanzaban al suelo para chupar el agua ( algo repudiado por Jehová) sino que la tomaban en sus manos conservando la compostura…. y perdiendo mucha agua.

Nunca entendí la moraleja; pero para eso está internet y a la red acudí en lugar de dejar que la desmemoria me permitiera huir. Esto es lo que encontré además de su propia continuación.

Fíjate bien en las diferentes maneras en que los hombres están bebiendo. Algunos bajan la cara hasta el agua misma. Pero uno lleva el agua a la boca en la mano, para poder notar lo que pasa alrededor. Esto es importante, pues Jehová le ha dicho a Gedeón que solo escoja a los que siguen vigilando al beber. Los demás deben volver a su casa.

Extraña forma de elegir a los guerreros para formar un ejército vencedor. Y ahora ya para mi desventura no podré olvidar a Gedeón, el jefe de ese ejército que no pierde la compostura ni tampoco la conciencia de peligro. Yo, sin embargo, quiero vivir una vida que me permita la desmesura aunque ello a veces me haga vulnerable.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.