• Artículos

    Mirar DSK por el ojo de la cerradura

    Posteo hoy un trabajo de mi Blog Guest Blogger favorito, Teo Millán, relativo al extraño affaire del gerente del FMI. Lo que más me llama la atencióne es que el mundo, a través de Europa y sus planes de rescate para agún país de la zona euro, vaya a estar pendiente de una cosa de este estilo. Pero lean y presten atención al ángulo de la mirada de TM Un mail de mi amigo Luis Sánchez Merlo me motiva a escribir las siguientes reflexiones sobre el affaire Domique Straus Kahn; Desde mi punto de vista, hay dos formas de entender el affaire; el primero sería el que atribuiría a DSK…

  • Artículos

    Fisiognómica otra vez

    Hace tiempo que no les cuento mis visiones de parecidos fisiognómicos. No es que haya perdido la capacidad de reconocerlos. Es, más bien, que son tantos que no quiero aburrirles máxime cuando en general se trata de rostros o figuras de las que no dispongo de fotos o, lo que ocurre más amenudo, las fotos no hacen justicia al parecido que yo vislumbro pues éste depende de un gesto que es dificil de captar. Por ejemplo,la profesora de la UNED y especialista en teología política, Marta García-Alonso y la actriz que hace de Isabel, la mujer de Hugo de Viana el golpista, en 14 de abril. Otras veces me ocurre…

  • Artículos

    La pareja de tango

    Me ha costado una estancia en el cuarto de baño mucho más larga de lo normal, pero lo he conseguido. Tenía que bajar un poco la vista. Lo hice y allí los encontré. El de espaldas con una cabeza calva y na oreja izquierda muy grande. Ella, aparentemente blanca como una novia apoya su cabeza en el hombro derecho de él. Ya no se me escapan; pero ahora no estoy seguro que sea un tango lo que bailan. Se lo vo a preguntar; pero ya no formarán parte de mi galería de figuras en el linóleo pues ella no es la que busco en esta huída desesperada hacia el infierno.

  • Artículos

    Ella

    ¿Quién es esa ella a la que me refería ayer? Nos encontramos en la Residenz el día de mi llegada que resultó ser también la suya. Quizá habíamos compartido algún medio de transporte desde nuestra Ciudad hasta est fortín medieval cargado de reminiscencias obispales por más que al sur del Königsberg, esa montaña que recubre el Felsenreitschule y al norte del Mönschberg, la nueva burguesía olvidadiza de un pasado reciente bien desagradable, haya extendido su relativo buen vivir en casas amarillentas de pocas alturas y fachadas planas. Con su extraño aplomo más propio de una veterana que de la recién llegada que yo suponía era también ella y que atribuía…

  • Artículos

    Más figuras en el linóleo

    Hace unos días vislumbré, justo frente a la posición que ocupo cuando utilizo la taza, una pareja de tango aprisionada justo en ese momento en que ella se aprieta contra el rígido cuerpo de él y me enseña su rostro por encima de su hombro. La vigilé durante varios días para ver si podría formar parte de esa galería de figuras en el linóleo que el proscrito creía encontrar en las paredes del container en el que escapa …hacia el infierno. El tango se desviaba no poco de la dirección de mi huida que remontaba el gran río de aguas marrones y sonidos de txalaparta, pero había decidido ya incluir…

  • Artículos

    Error, horror y fracaso

    En una columna de opinión de El País Santiago Eguidazu nos ofrece su visión sobre la necesidad de los valores para la superación de la crisis. Arriesga tres explicaciones sobre la aparente imposibilidad de deliberar para la «realización de valores», operación ésta que, pienso yo, quiere significar el surgimiento y el mantenimiento de ciertas pautas de conducta. Habrá tiempo y ocasión de discutir las dos primeras explicaciones de esta imposibilidad, ambas relacionadas con argumentos económicos;pero ahora quiero discutir la tercera:la confusión del error con el fracaso. No confundirlos parecería ser importante, según Egidazu, a efectos de saber de qué fuente tenemos que aprender, si del error o del fracaso. En…

  • Artículos

    El futuro del libro

    Para mantener sus resultados empresariales los editores tienen que encargar libros gordos que justifiquen su precio inflado gracias a los derechos de propiedad intelectual llamados derechos de autor o copyright que, encualquier caso, ellos también disfrutan. Además tienen que pactar con los distribuidores y los libreros, especialmente las grandes superficies, la presencia de estas novedades «sin precedentes» en lugares súmamente visibles. Una forma cada vez más corriente de hacer esto en el mundo del ensayo es dirigirse a autores de una idea y empujarles a ampliarla hasta el tamaño de libro gordo cuando esa ampliación se podría hacer de manera más humilde, en un tamaño mucho más pequeño y en…

  • Artículos

    Universalismo

    Yo no tengo corazón.Esto no es un remedo del «tu no tienes corazón», balada romántica de Luis Miguel. Yo no tengo corazón o quizá sí. Ya veremos. De momento comienzo afirmando que no tengo corazón y que a menudo mi imposibildad de sentir me asombra y me deja frío com una merluza congelada. Para sentir me tengo que descongelar y ello exige el extrañamiento de la cosa, el mirarla como «otra cosa», como una dramatización o como una obra de arte. Quizá es eso lo que me quieren decir los que tantas veces me han acusado de tener una visión estetica del pensamiento. Eso me pasó con el 11 S…

  • Artículos

    ILUMINACIONES. XLIV: Mecagüen…

    … la mar. Es lo que siento cada mañana cuando diariamente me cruzo con un conserje de finca urbana que charla con la kioskera o descanasa ya sentado en un banco del margen izquierda o da palique a algún vecino que se aventura a sacar la nariz al aire libre. Siempre viste una camisa azul pálido de manga corta. Nos solíamos mirar y al principio, hace muchos años, pensaba yo que acabaría dándole los buenos días lo mismo que hago con un aparcacoches unos metros más abajo pero esto no ha ocurrido ni ocurrirá. Le odio y sospecho que el sentimiento es mutuo. Nos odiamos por estar ahí, simplemente. …la…

  • Artículos

    Incendies

    Incindies, la obra de teatro, se puso en Madrid, en El Español en el 2008. Ahí tienen una crítica entusiasta. Yo no la ví, pero la lectura de ese texto me da pistas para comentar lo que no me gusta de la película por muchas reseñas favorables que hay recibido, como la de Carlos Boyero que leí en su día y me empujó a verla semanas después. No es facil, supongo, transmitir el horror de lo que ocurría hace años en Oriente Medio y sigue ocurriendo. Ni siquiera es fácil conseguir que el espectador entienda algunas de los sufrimeintos de la protagonista sin proporcionarle una somera descrición de las coordenadas…