en Artículos

SOL Y RENTAS

Queridos amigos, os quedo muy agradecido por vuestro comentarios al post de ayer sobre 15 M. Trataré de contestaros a todos directa o indirectamente en este post.

Es posible que la descripción factual de lo que está pasando os de la razón a los escépticos y también que yo nunca me haya curado de la rendija de luz que representó para mí el 68. También es posible que crea que mi necesidad higienica de pensar al bies, como la que delinea Rorty, es general cuando es muy posible que sea un simple resabio de una educación jesuítica, antigua y muy particular. Y desde luego es muy posible que haya gente que ya lo ha hecho, eso de pensar al bies, y que ello les lleve a no estar en Sol.

Y claro que también es posible que haya entre los manifestantes de Sol muchos ex-tenedores de rentas o gente que pretende hacese con alguna exigiendo al Estado que se la conceda como si fuera un derecho. Esa parece ser una costumbre habitual y muy generalizada.

Pero a diferenecia de otras actividades de rent seeking esta actividad semi tribal que observamos ( en mi caso de lejos) colabora al mismo tiempo a eliminar otra renta que a mí me parece más dificil de disolver y sin embargo crucial y lo hace mediante la competencia como dios manda.

Me refiero naturalmente a la renta que se genera por la imposicíón de unas conceptualizaciones definitorias de un cuadro mental del que uno no se puede salir. Se trata de las rentas que se generan en favor de quien impone las reglas del juego o del que define la agenda de una reunión negociadora. Esas reglas o el orden en esa negociación son muy importantes para llevarte el gato al agua, como lo es el orden de intervención en un debate para que a uno le den la razón. Este es un micropoder muy oculto que sin embargo está ahí en todo momento.

De la misma forma la imposición de una forma determinada de pensar (por ejemplo utilizando las curvas de oferta y demanda) hace muy dificil algunos análisis en los que los factores que afectan a uno u otro concepto no son fáciles de separar, como sería por ejemplo, pienso yo, el caso del sistema de relaciones laborales que a mi juicio está mal entendido cuando lo miramos como el mercado de trabajo.

Ojalá el movimiento 15 M sea realmente tal y florezcan mil maneras de mirar a la democracia y, en defintiva, a las formas de convivencia. Alguna nos ensanchará el alma.

Os reitero mi agradecimiento.