en maxiposts

Transmision de valores democráticos

Les dejé hace unos días con un ejercicio literario que espero les haya gustado y les anunciaba mi asistencia al IMEBE (International Meeting on Behavioral and Expariemntal Economics) que se celebraba en Barcelona. Han sido unos días agotadores para quien, como yo, no está acostumbrado a escuchar presentaciones cortas sobre experimentos, sean de laboratorio o de campo, de las que es dificil entresacar las lecciones que pudieran ser útiles para enriquecer las teorías económicas o para simplemente aprender regularidades interesantes o sorpredentes.

La primera sesión a la que asistí quería ser sobre economía política y comenzaba por un trabajo de Maripaz Espinosa et al. con un título sugerente: “Transmision de valores democráticos”. Por valores democráticos el experimento entendía aquelos que parecen subyacer a reglas de decisión social tales como la mayoría, la cuenta de Borda u otras que han sido analizados muy a menudo por los teóricos de la Social Choice.Y en cuanto a la transmisión de estos valores estilizados se trataba de esperimentar si padres e hijos compartían ciertos valores de los mencionados.

Los sujetos del experimento eran unos cientos de hijos que se matriculaban en una universidad turca (nacionalidad de una coautora) acompañados de sus padres o madres de forma que unos u otros podían ser sometidos al mismo experimento. Este consistía en elegir entre varios de estos métodos de elección social cuando se confronta a los sujetos experimentales con con cuatro alternativas ordenadas de siete maneras distintas.

Pues bien la mayoría de los padres, presuntos transmisores de valores, optaban por una especie de mayoría compensada de forma que elegían aquella alternativa que aparecía más a menudo ordenada como de las más deseadas. Los hijos por el contrario elegían en su mayoría de forma que se minimizara la presencia de las alternativas o candidaturas menos desebles.

La conclusion era, en principio, que intergeneracionalmente no hay transmisión de valores significativa. El resultado me dejó pensando sobre dos extremos relacionados. El método de elección social de los padres me parece el más conservador y el menos comprometido socialmente aunque se retoque para poder aceptar alternativas que si bien no sean votadas por mayoría estén muy altas en la valoración de la mayoría. Los jóvenes, por otro lado, preferían en general un método mucho más socialmente comprometido que consigue minimizar el número de alternativas ( o candidatos) menos preferidas. Es como si la juventud fuera menos cruel que los padres y éstos mucho más conservadores.

Vamos, que yo preferiría vivir en una sociedad de jóvenes en la que parece que funciona el “peer effect” más que la influencia de los mayores Esto por un lado, pero por el otro es posible que cuando estos jóvenes lleven a matricularse a sus popios hijos se hayan hecho conservadores.

Ojalá los autores de este bonito experimento pudieran seguir la trayectoria vital de este grupo de jóvenes.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • Crónica de una Crisis (III) | Blog de administración

    […] Transmisión de valores democráticos […]

  • Identidad, conflicto y mala baba « Juan Urrutia

    […] Hace cuatro días les contaba un experimento que me presentaron en Barcelona. Hoy voy a tratar de contarles otro que me impactó bastante. Lo expuso Enrique Fatás (UV) y como coautoras aparecían Espinosa UPV/EHU) y Ubeda (UV). Escribo las universidades donde trabajan los autores porque el experimento compara, o así lo pretende, el comportamiento agregado medio de la la CA de Valencia con el de Euskadi en relación a la disposicion a pagar por un bien público. Pensemos en cualquiera y supongamos que si se financia localmente el beneficio obtenido en esa comunidad autónoma que lo finanacia se restrige a los miembros de esa comunidad en una cierta medida; pero si se financia globalmente el beneficio de los locales de las dos comunidades estudiadas sigue siendo el mismo de antes, pero el beneficio de los cuidadanos de otras comunidades también es positivo. […]