• Artículos

    Inside job

    Magnífico documetal este Inside job que ayer visioné junto con amigos en esa maravilla que son los cines Verdi que, además, nos permitieron disfrutar del la HD que reconstruye visualmenete al mundo para nuestro disfrute. Es un documental de denuncia y no es otras muchas cosas que quizá hubiera podido ser. Es una aterrorizante denuncia de la captura del regulador y los supervisores por parte del sistema financiero y el lobby que le apoya en Washington. Este es un tema enormemente importante y no solo en el campo de las finanzas, sin en muchos otros y, en consecuencia, para el problema central del diseño de instituciones pues no queremos que…

  • Artículos

    Una magnífica noche de perros

    Apenas acababa de conciliar el sueño después del escándalo de una tormenta aparatosa que le desveló cuando una pequeña sacudida le despertó de improviso. A esa edad no se despierta uno inmediatamente y el joven de la margen izquierda tardó unos segundos en caer en la cuenta que era la mano de su padre la que le golpeaba amorosamente su hombro derecho y le susurraba con dulces palabras que se vistiera rápido que tenían que hacer algo. – Pero ¿qué hora es? –Son las cuatro pero tienes que vestirte rápido si quieres acompañarme. –Pero ¿ a dónde papá? ¿Pasa algo? –Claro hijo, claro que pasa algo, pero nada que ataña…

  • Artículos

    Groupon y los dineros complementarios

    Me perdonarán pero la primera vez que oí hablar de esta sociedad denominada Groupon fue hace un par de meses aunque ahora su actividad parece ser imitada con variaciones por parte de otras compañías on line como Google o Facebook o incluso Prisa. Parece ser que Groupon rechazó la compra por parte de Google y convenientemente asesorada va a salir a Bolsa por un valor de aprox 15.000 millones de euros. Pero ¿qué hace Groupon? Mis respuestas solo tienen interés en la medida que desmbocan en la noción de dineros complementarios. La idea básica es elemental y antigua. Se trata de la compra en grupo que facilita la obtención de…

  • Artículos

    Oblicuity

    Alguien cercano y querido solía hacer mofa de sus amigos universitarios, entre los que me encontraba, describiédoles, describiéndonos, como alguien que para rascarse la oreja derecha lo hacía de una forma muy rara y aquí se acompañaba por un gesto pasando el brazo izquierdo por detrás de la cabeza y usando la mano izquierda para rascarse la oreja derecha. Todos reiamos pero yo pensaba que igual estaba en lo cierto y que quizá éramos muy raros, pero me obligaba a pensar que seguramente lo éramos por alguna razón. Para empezar era una forma de ejercitarse en el horror al sentido común que, además de no haber descubierto nunca nada,consigue a…

  • Artículos

    Un cierto desorden neurológico

    Me he levantado esta mañana con un deseo irreprimible, de esos que creía que ya nunca más se me daría sentir. Quería y todavía quiero, sentado delante el ordenador escribir un pequeño cuento de ese curator del Museo de mi ciudad que debido a un pequeño desorden neuronal está perdiendo las coordenadas de la vida. El mal vendría de lejos pues ya en la juventud había tenido experiencias extravagantes. La primere fue en Franckfurt a donde había ido de paso para Salzburgo y aburrido se metio en un cine para ver El Castillo, o quizá El Proceso, de Orson Wells. Su pobre alemán fue compensado por el conocimiento previo de…

  • Artículos

    San Anselmo

    Mi madre, Anselma Elejalde Odriozola, era famosa en su pequeño círculo de amistades y familiar por una frase célebre de su infancia:»No me llamo Anselma, me llamo Paquita». No recuerdo si esta anécdota aparecía en Souvenirs d`Enfance, pero la recuerdo como un aburrido recitativo propio de los cumplaños pelín etílicos que siempre celebraba. Se llamaba Anselma por su madre lo que no es decir nada o solamente que hoy, día de San Anselmo, no era el día de su nacimento. Pero por qué la abuela Odriozola se llamaba así es un misterio. Quizá, pienso, porque ella sí nacería un 21 de abril, un día tal como hoy hace muchos, pero…

  • Artículos

    Momento Gatza

    Al llegar el buzón de correos rebosaba de tal forma que un papel doblado con pinta de anuncio comercial casi no llegaba a entrar por su estrecha boca. Quizá por eso olvidé que la compañía eléctrica local nos anunciaba un corte de luz de unas horas uno de estos días. Se me olvidó totalmente y el plan que hoy teníamos de visitar algo del románico catalán se ha visto atrasado cuatro horas. Lo inquietante ha sido que la puerta de entrada al jardín y seguido a la casa funciona con un mando que sin electricidad no va. Estábamos una vez más encerrados en esta casa maravillosa que nos somete al…

  • Artículos

    Hacia el límite y en el límite

    En al año 1960 Paul Celan recibión el Premio Büchner y, en su discurso de aceptación produjo una especie de acto poético realmente misterioso que tituló Meridiano. El acto poético, lo poético, sería como un meridano a lo largo del cual no pasa el tiempo y todo es claro y límpido sin sombre alguna. Entresaca ejemplos de las escasas obras de Büchner y especialmente de la Muerte de Dantón que acaba extrañamente con un grito poético de la apoética Lucile que no entiende del lenguaje sino únicamente los sonidos y quien al paso de la carreta que lleva a Dantón y amigos al cadalso responde al grito hamletiano de «¿qien…

  • Artículos

    Studiositas vs. Curiositas

    Jose Antonio Marina, JAM, escribe en Crónica del perióico Mundo de hoy una especie de tweet plus de unas 250 palabras refiriéndode a la distinción de los filósofos medievales entre la Studiositas, o serio afán de saber, y la Curiositas o divagadora curiosidad que JAM llama hiperactividad cognitiva. Esta segunda,según él, se caracteriza por un deficit de atención que lleva a un deseo desordenado de instantánea y novedosa información y que, a diferencia de la studiositas, nunca llevará a aprender nada relevante y mucho menos a crearlo. Pues bien, yo querría celebrar este Domingo de Ramos argumentando que esa aparente divagación mental de la curiositas está en el origen de…

  • Artículos

    A la altura de mi ombligo

    Instalado ya en el Empordà caigo e que no he traído conmigo un lbro que necesito, o creo necesitar o, en cualquier caso, deso hojear para estar seguro de que no lo necesito, para escribir algo sobre la problemática del endeudamiento que se diría es nuestra tarea económica más apremiante en opinión de los hombres de empresa leídos que me rodean. Como mi hija llega mañana le he pedido que pase por casa y me lo recoja y lo meta en su maleta pero esto ha exigido que trate de ubicarlo sin ambigüedad en el marasmo de mi despacho ya que no recuerdo ni título ni autor. «Entrando justo a…