en miniposts

Samurai Trichet

Mchos pensábamos o intuíamos que Trichet anunciaría ayer el programa de compra de deuda soberana influído sin duda alguna por mi última colaboración en prensa sobre la enfermedad alemana. Sin embargo creo que ha hecho algo mejor, anunciar a los especuladores que no se confíen. Si hubiera hecho lo primero se le hubiera podido interpretar como un farolero que incita a que le vean el farol. En cambo con la estrategia que ha seguido ha trasladado a las espaldas de los especuladores la responsabilidad de lanzar el órdago con el temor de que se lo cojan. En lugar de aceptar un pulso, ha avisado, como hace un buen samurai, que elige cuándo y cómo atacar y acabar a los especuladores.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.