en miniposts

Cambio de temporada

Ayer acabó la temporada actual de AMAR en Tiempos Revueltos. Fue un final sencillo, como corresponde a un ejecicio en el Verfremdungseffekt, pero muy significativo por dos secuencias de antología. En la anteúltima Hector y Bonilla remedan el final de Casablanca en un paseo de iluminación expresionista que los espectadores sabemos va a ser el comenzo de una gran amistad y, en la última, Leonor y Pelayo liberan a la paloma mensajera que ha traido amor a este mundo y que preludia prematuramente una paz que no llegará, pero sobre todo canta a la libertad que quizá Cristina vaya a regalarse a sí misma. No sé si se me creerá, pero esa misma noche, con mi ojo clínico infalible, detecté al Sebas entre al multitud que abarrotaba la confluencia de San Bernardo con la Gran Vía.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.