En busca del padre

Ayer por la noche se clausuró con una magnífica cena la XIII Summer School of the FUE. Ha estado muy bien y el altísimo tono verbal de las discusiones muestra claramente qe estamos muy lejos de una cierta unanimidad en diagnóstico o en propuestas de solución. Misión cumplida. Ahora, en unos minutos y casi sin solición de continuidad, me voy tras los pasos de Adam Smith a Escocia: Glasgow y Edimburgo. Quizá me acerque a Newcastle en la fontera de Inglaterra con Escocia donde mi pade paso cinco años graduándose en arquitectura naval en la Univeriad de Durham. Un viaje a la búsqueda de dos padres.

Summer School

Ahora mismo, en cuanto termine de escribir este minipost, salgo para San Sebastian donde mañana comieza una edición más de la Summer School organizada por la FUE, una mezcla de austeridad y desplifarro muy a tono con las discusiones recientes. Creo que la edición de este año, la décimotercera, me va a enseñar muchas cosas que luego podré ir destilando desde esta página. Pero también quiere decir que en los próximos días no escibiré muchos posts. Pero no se froten las manos. Como amenazó MacArthur al dejar Japón la primera vez: ¡volveré!

La Diana de Esade

Lean por favor el repotaje en El País Negocios de ayer domingo sobre el índice elaborado por Esade sobre las desviaciones en sus predicciones del PIB de los principales institutos de predicción españoles públicos y privados. Es interesante saber que Gobierno, FMI y OCDE son los peores predictores con respecto a España y que, entre los mejores, está el Instituto Flores de Lemus con el que me honro en colaborar a través de la FUE. En cualquier caso es necesario hacer notar que la cuestión no es solo acertar más en la predicción del PIB, sino en hacerlo de una manera que facilite otras predicciones no menos importantes. Y sobre todo poner límites de confianza a las predicciones.

La fragilidad de un sistema cualquiera

La final da copa del Mundo de fútbol ha sido una buena ocasión para comprobar lo obvio. Un sistema, cualquier sistema, como el tiqui taca de la selección española, importado del Barça y de las intuiciones de Pep Guardiola es, por definición, desencriptable y facilmente contrarrestable. Holanda lo mostró ayer utilizando un no-sistema de juego compatible con la lectura correcta del sistema español y basado en el empuje y la contundencia completamente radical e impredictible. No les dió la victoria, aunque se la pudo dar si no hubira sido por Casillas. Insisto por lo tanto en el elogio de la arbitrariedad

Balenciagas en burbuja

Un buen paseo por Bilbao en un día nublado que no invitaba a luchar con la resaca de las playas, me lleva al Museo de Bellas Artes de Bilbao. Además de la parte de arte vasco contemporábeo que siempre visito, me detengo en la exposición temporal Taurus sobre el toro en el arte y me convenzo de que la reciente afición de Itziar a la tauromaquia no es solo un gesto de independencia propia de la actitud heredada del Kontraren Kontra, sino un signo de buen olfato. Pero me asombro de la omnipresencia de Balenciagas colgados de ningún sitio, flotando en sus burbujas aislantes. Si hoy en día una mujer celebra su delgadez con el distanciaminto triste de su belleza, las usuarias de Balenciagas eran generosas en sus dimensiones y su ropa resaltaba sus acogedoras formas.Como si la burbuja la llevaran por dentro.

Bautizo en Kanala

Gunnard es bautizado en Andra Mari de Kanala con vistas al lugar más bello del mundo. La ceremonia me da para mucho.

Rafa me susurra un titular y una propuesta. Propone concretamente que las iglesias se cierren por falta de servicios y de salidas de emergencia. Su titular revela su conocimiemto de Walter Bemjamín. Es algo asi como «la pérdida de la fe en la época de la megafonía» (Bejamín:»la obra de arte en le época de su reproductibilidad técnica«) y tiene razón pues a través de un micrófono el sacerdote parece un árbitro de futbol, no un intermediario con Dios.

Y sin embargo, con o sin microfóno, yo me emociono cantando de despedida: «eskarrik asko Jauna, biozt biotzetik, eskarrik asko Jauna orain eta beti» pequeño mantra que no pienso traducir pues el euskera es una lengua oficial y además es obvio.

Y, para rematar, Rafa, con su perspicacia habitual, me hace notar a la salida de la Iglesia que, si bien el Padre Nuestro no ha variado en euskera, en castellano ya no decimos:»perdona nustras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores» sino «perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden».

Es decir que perdonamos las ofensas, pero no las deudas. Muy al día, ciertamente.

Otra de fisiognómica

He visto en la televisión al ex-torero Espartaco y me he percatado de que,con la edad, empieza a parecerse a Jose Bergareche, consejero delegado que fue de Vocento y hoy, entre otras cosas, presidente de la asociación de AA.AA de La Comercial de Deusto y «colega» en el consejo de la Deusto Business School. No sé si como pretendían los antiguos el parecido físico es demostración de similitud en el caracter, pero tiendo a pensar que sí cuando veo parecido entre dos marqueses: Juan A. Samaranch y Jose Angel Sanchez Asiaín. Ambos son marqueses por haber pensado que no hay obstáculos insalvables para nada.

Austeridad o exuberancia (Expansión, 6/07)

Cuando hace dos años escasos presenté El Capitalismo que Viene ( Ediciones El Cobre , octubre 2008) me encontré en una situación embarazosa. En ese libro yo trataba de hacerme cargo de a dónde nos dirigíamos cabalgando la llamada Gran Moderación pero asaltados por tres factores imprecisos y difíciles de calibrar. La globalización ensanchaba los mercados y debilitaba la importancia de los estados nacionales, la sociedad de la información hacía disminuir drásticamente la ratio entre peso de la producción y valor de la misma y las TIC ( Tecnologías de la Informacion y de la Comunicación) disminuían significativamente los costes de transacción. Quería saber cómo estos tres factores influirían en las instituciones básicas de un sistema económico capitalista, el agente individual, la empresa y el estado, de manera que pudiéramos hacernos una idea de las nuevas formas de convivencia económica que podrían, pensaba yo, pasar de formas reguladas por el poder a formas autosostenidas y basadas en la fraternidad. Sigue leyendo

Fregoteo implacable

Estoy en Bilbao haciendo tiempo para sobrellevar lo mejor posible la mesa redonda de esta tarde en la presentación de la nueva asociación de antiguos alumnos de La Comercial y de la ESTE, entre otras instituciones o programas que también aportan sus diplomados. Había preparado un ambicioso alegato en favor de la integración entre la universidad, cualquier universidad y su Business School pero, en el avión que me ha traído hasta la brisita del cantábrico, he leído buena parte de Diarios de Iñaki Uriarte y ahora ya no tengo más remedio que pasar el estropajo por mis notas a fin de no caer en lo que con buen pulso él sabe ridiculizar.

Carlos y Erdogan

Mi amigo Carlos murió hace ya cerca de un par de meses. Me impresionó mucho pues habíamos sido compañeros de clase durante seis años en la Universidad de Deusto y luego, más tarde y durante muchos años, nos vimos los veranos en Quejana junto a otros compañeros de aquellos años 60. Estuve con él solo una semana antes de su muerte y lloré en su funeral. Imaginen lo que sentí al verle el otro día bajo esta canícula en mangas de camisa y un poco más gordo de lo habitual. Quizá estaba yo impresionado, y mi don para los parecidos acelerado más allá de la cuenta, pues me acababa de cruzar con Erdogán paseándose tranquilamente sin guardaespaldas.