Flexibilidad

Ya me enseñaron hace muchos años que la flexibilidad del mercado de trabajo, o de la entera economía como sistema, no se mide por el desempleo, sino por el empleo. Fue hace tanto tiempo que lo olvidé e incluso, como dice el Cigala, se me olvidó que lo olvidé, de forma que hace unos dos o tres años, antes de que apereciera nada es gratis, uno se sus frecuentes colaboradores y buen amigo me lo recordó. Vale, incluso sé por qué. Pues bien, ahora que la tasa de desempleo sube (en unos 35.000) y que sin embargo el empleo aumenta ( en unos 87.000) deberíamos estar esperanzados y decirlo así, pero el citado blog cierra por vacaviones o parada biológica.

San Ignazioren martxa

Tal día como hoy siendo muy pequeño y ya casi con mes y medio de vacaciones en Algorta miraba yo, desde el balcón de aquella casa ya desparecida, los festejos del día de San Ignacio en la esplanada contigua a la Iglesia de de tal nombre en frente del Ayuntamiento de Guecho. Al poco tiempo entré en el colegio de Indautxu y canté mil veces esta marcha belicosa que no reconocía como tal pues no entendía lo que decía aunque entonces la entonaba en castellano. Sigue leyendo

Transparencia total

El post de Versus de hace ya unos días me hizo ponerme de buen humor por las razones equivocadas. Volvía de Londres y me había llamdo la atención la cantidad de carteles de la CCTV que había en edificios, calles e incluso taxis. Pensé en su libro en la colección Planta 29 y me encantó encontrarme con su post. Pero luego me entraron ganas de declararme totalmente transparente, exigir una mayor vigilancia de mis ctividades como esos violadores que exigen la castración química y declarar a los que defienden la privacidad como sujetos sometidos a prejuicios pequeñoburgueses (¡qué bonita palabra ésta!). Pensé que si “ellos” pudieran ver mis pensamientos pondrían mi cabeza en la guillotina tal como dice el gran Dylan:And if my thought-dreams could be seen/They’d probably put my head in a guillotine/But it’s alright, Ma, it’s life, and life only.

Una iluminación fuera de serie

Me ocurrió algo insólito y tomé unas notas. Hoy las elaboro en una iluminación que apostillo como “fuera de serie” porque no ha sido escrita en un fogonazo.

El lugar es nuestra casa de las Arenas y el momento algún día de julio. En el fondo del comedor reina el retrato familiar pintado por MPH hace unos 25 años calculo.

Desde el sofá en el que leo el periódico para disfruar de la brisa marina de buena mañana miro ese retrato familiar dando yo la espalda al mar. En la tranquilidad de la mañana, subrayada por las conversaciones serenas de los paseantes del muelle, contemplo con cuidado ese retrato que fue nuestro regalo a mi madre en su ochenta cumpleaños. Rafa aparece sentado en el suelo a los pies de mi madre sentada en un silloncito modesto y mi padre, ya fallecido a la sazón, luce como un fantasma entre el follaje de los árboles del parque de Doña Casilda que forman como un pasillo que conduce hasta la fuente, centro de mi infancia.

Al atardecer tomo asiento en la cabecera de la mesa del comedor justo debajo del cuadro y de frente el mar que vibra detrás del ventanal que da a la terraza y más allá al Abra. Me afano en terminar no se qué escrito. Se me va el tiempo y oscurece sin que me de cuente. Levanto la vista y el ventanal se ha transformado, una vez acostado el sol detrás del Serantes, en un gran espejo que proyecta mi imagen sobreimpresionada sobre el retrato familiar. Me cuelo en la escena trinitaria y me constituyo en un vértice más de lo que ahora es un cuadrado en lugar de un triángulo.

Pero esto no es del todo verdad pues al mismo tiempo la fuente ha sido sustituída por mi imagen. Dura un segundo pues me muevo para romper el encantamiento y castigarme por mi pretensión pecaminosa de sentirme creador en lugar de creado.

Bañador 2

Esto se va a convertir en una serie. Una serie sobre trajes de baño pasados de moda que se han ido acumulando a lo largo de los últimos 30 años y que me traje al Empordà revueltos y metidos a presión en una especie de mochila militar. Inicié la temporada con el de los rodaballos amarillos con el éxito que ya conté . La continué ayer con otro parecido, pero mucho más aristocrático. El fondo azul añil era el mismo aunque más nuevo y menos desleído; pero, en lugar de peces, exhibía una muestra de flores de lis color zanahoria y de margaritas blancas. Nada que objetar por el público, pero es que ellos no saben nada. De reojo me ví en un cristal a modo de espejo y me ví como un atleta de 1.500 metros, especialmente por la camiseta que me cubría después del baño matutino y que califica a su portador de rino-centista según dice un pajarito que acompaña a un rinoceronte. Esa visión me hizo el día.

Sidney G. Winter y la FUE

El día 20 de julio, tres días después de la clausura de la XIII Summer School de la Fundacion Urrutia Elejalde (FUE) en San Sebastián, tuvo lugar la declaración de media docena de economistas ante el Subcomité de Investigacion del Comité de Ciencia y Tecnología de la Camara de Represenantes de los EE. UU. de América. Sigue leyendo

Bañador

No encontré para inaugurar la temporada de piscina más que el traje de baño azul añil desvaído estampado con rodaballos de ración coloredos de amarillo y cerrado con un cordel como soga de ahorcado. Se me sale en el primer largo y quedo desnudo, sin escamas y sin poder mover los pies, el bañador enredado en los tobillos. Solo mis potentes biceps me permiten llagar al borde de la piscina, al pie de la escalerilla, respirar, tomar aliento y salir victorioso y… en pelotas. Entusiasmo descriptible entre el escaso público asistente a estas horas de la mañana.

Iluminaciones. XXII:whiskey o gin

Si miran la portada de este blog, repararán en que el último artículo en prensa se titulaba Austeridad o Exuberancia, un contraste éste que me persigue bajo diferentes disfraces.

A la vuelta de unos días de desenfreno controlado en Escocia e Inglaterra (Londres) me encuentro con que seguimos sin saber si deberíamos continuar con una exuberancia en el gasto público que evite esa posible recaída que amenaza a los EE.UU.o si, como paraece ser la tónica en Europa, deberíamos comenzar ya a convertirnos a la austeridad franciscana tan querida a Trichet. Sigue leyendo

Escocia

En busca del padre he llegado a Escocia ( para recordar a Smith en Glasgow y Kirkcaldy) antes de descender a Inglaterra (para homenajear a Rafael Urrutia Larrondo en su alma mater). Mientras me desipdo de los dos padres para ver si consigo seguir mi propio camino, descubro la genialidad escocesa, solo comparable a la irlandesa, en casi todos los campos y echo por la borda mis esfuerzos por alcanzar la lucidez a través de la dieta y me concentro en en el whisky seco en vaso pequeño. Me abandona la lucidez, pero estoy cerca de alcanzar el amor universal. No sé cual es mejor. Creo, sin embargo, que voy atener que volver a la lucidez.