en miniposts

Fogonazo

Uriel Fogué me pone en contacto con esta gente de Tiqqun. Una forma de radicalidad que quiero ir descubriendo. de momento ahí va un párrafo bien estimulante:”¿Dónde están las palabras, dónde la casa, dónde mis antepasados,dónde están mis amores, dónde mis amigos?No existen, mi niño. Todo está por construir. Debes construir la lengua que habitarás y debes encontrar los antepasados que te hagan más libre. Debes construir la casa donde ya no vivirás solo. Y debes construir la nueva educación sentimental mediante la que amarás de nuevo. Y todo esto lo edificarás sobre la hostilidad general, porque los que se han despertado son la pesadilla de aquellos que todavía duermen.” Escucho reminiscencias revolucionarias y antiautoritarias muy de agradecer; pero no tiene forma estos franceses de prescindir de los ecos de sus antepasados aunque traten de otorgarse otros nuevos. Ahí está no solo Flaubert sino también el más opaco Saint-John Perse. Seguiremos

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.