en miniposts

Iluminaciones XVII:Descomposición

La descomposición a la que me refería el otro día y su posible conversión en energía, se refleja en los tipos humanos con los que me cruzo cada día en mis paseos por la ribera del gran río. Son de tres tipos.1. Mis mendigos amigos. Brillan al sol. Ellos son la luz en la que han transformado el oro.2. Los chiquillos encorbatados que salen de sus oficinas a fumar y a “deasayunar” como diría ese funcionario al que se parecen como dos gotas de agua. Están cansados porque los niños no les dejan dormia a pierna suelta.3. Los jóvenes que se gana la vida con su oficio y reinventándose cada día. Los dos primeros tipos son producidos por la descomposición y de ellos nada puede esperarse. Los mendigos porque han olvidado la fórmula de la alquimia, los chiquillos porque su descendencia les roba energía. Solo dan cierta esperanza los jóvenes pluriespecialistas que de la basura sacan miel.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.