Fake

¿Y si Botecelli no fuera Boticelli? ¿Y si el autor del falso Boticelli fuera de hecho el “negro” o ghost painter de Boticelli? ¡Qué manía con la originalidad! Todos somos “negros” o, todavía mejor, el hombre es un “negro” para el hombre.

Turner,el surrealismo y el genio maligno

La exposición de el museo del Prado sobre Turner nos hace ver que incluso un pintor que emula a los grandes predecesores y rivaliza con los contemporáneos sin salir de la Royal Academy,y que por lo tanto parecería un simple artesano medroso sin salidas de tono, puede resultar un precursor en un género, el retrato, que no es su fuerte. Pero no tenía garra. Sí que tenían garra los surrealistas cuyas fotografías se exhiben en la fundación de Mapfre en Madrid. Pretenden ser subersivos y a fé que lo logran, tanto que uno se irrita con el olvido de esa fuerza a partir de los horrores de Guerra. Ya nadie, ni squiera los del el 68, se rebela contra lo que hay. Y, sin embargo, tal como nos hace ver Vicente Serrano en Soñando Monstruos,su nuevo libro, ese Genio Maligno de Descartes que se ocultaba en la Modernidad, se manfiesta en esta época posmodena y da tanto miedo que, contra ella, el poder esgrime el mayor de sus embelecos: estudiarla “seriamente”.

Iluminaciones. XXI: Notas para un elogio de la arbitrariedad

La regulación financiera es la comidilla de todos los días. Obama parece que consigue que las cámaras le aprueben una versión no del todo descafeinada de sus planes de regulación financiera que no olvidan el origen de la crisis. En la EU algunos paises parecen dispuestos a introducir reformas aunque no se tome esta cuestión como parte de la genda comunitaria y el G-20 de este fin de semana en Toronto tratará de alcanzar alguna recomendación en esta campo. Pero la financiera no es sino una clase específica de regulación. También son sectores regulados el eléctrico o el de telecomunicaciones, entre otros

Si pensamos en el eléctrico recordamos que en los dos últimos días hemos sabido que la tarifa eléctrica no sube en julio a pesar de que así se había anunciado. Las primas a las energías renovables se introducen, se amenaza con eliminarlas, se discute si con efectos retrotractivos o no y finalmente se mantienen….de momento. No hay duda de que estas dos medidas aumenarán el llamado déficit tarifario, embalsando una cantidad de dinero que las empresas y sus acionistas tendrán que recuperar en su momento, pero que ahora se les escamotea.

Dos ejemplos de arbitrariedad regulatoria estos del sector eléctrico y del sector financiero al que habría que añadir a la monetización de la deuda en la que han incurrido tanto la FED como el ECB. Estos ejemplos de regulación caprichosa y arbitraria son totalamente ortogonales a la idea ya antigua, y que asociaríamos con le Nueva Macroeconómica Clásica de la que hablaba solo hace pocos días, de que las reglas de politica regualatoria deberían ser predecibles para que los agentes económicos pudieran hacer sus planes sobre un horizonte amplio que corresponada de alguna manera con el periodo de maduración de inversiones a plazo largo o medio.

Suge en esta asunto un puzzle desconcertante. Por un lado sabemos que no hay política económica estabilizadora posible porque no se puede engañar a los agentes que conforman sus expectativas de forma racional. Y, sin embargo, la efectividad de la politica económica dependería, , creo yo de pode engañar a esos agentes. Y ante ese puzzle aparece la iluminación vaporosa.¿Qué efectos tendría la arbitrariedad?. Los mismos que la incertidumbre total en la que ahora nos encontramos.

Pero ¿cuales son esos efectos?. Se ahorraría más por el llamado “motivo precaución”. Pero, por otro lado, se consumiría más debido a lo de pájaro en mano… Al final, creo yo, el efecto total dependería de la competencia entre productores que querrian incrementar suss ventas de una u otra manera y de la competencia entre bancos que querrían fomentar el ahorro. El tipo de interes oscilaría y los productos finacieros se emitirian por las propias empresas etc.

La cuestión me parece digna de ser soñada y no puede quedarse aquí pues al final hay que reguntarse qué pasaría si todos aleatorizáramos todo nuestro comportamiento contribuyendo así al desconcierto ganeral. Mi impresión es que si, además se aleatorizara el poder, nos empezaríamos a parecer a un mundo en el que la circulación de las élites sería tan rápida que esas élites se difuminarían como concepto que trata de capatar el juego del poder.

Hay que seguir ensoñando la arbitrariedad.

Patetismo

Ayer asistí a la entrega de los Premios Fronteras del Conocimiento 2009 de la Fundación BBVA.

Una correcta ceremonia permite destacar por parte de los patrocinadores la importancia de su iniciativa, especialmente en estos tiempos en los que se necesita más que nunca el esfuerzo en favor del conocimiento, así como subrayar por parte de la Ministra del ramo el esfuerzo que espera ella que el gobierno realice en materia de ciencia e innovación.

Las intervenciones de los premiados fueron en general correctas dado el poco tiempo que tienen para explicarse; pero algunos poseen una facilidad retórica o poética mayor que otros. No pocos, en efecto, acudieron a la poesía, pero a mí me llegó especialmente, y por razones que nada tienen que ver con la ciencia ni el conocimiento o el arte, el recordatorio de uno de los premiados a una línea de Blache Dubois en Un Tanvía Llamado Deseo del maravillo Tennessee Williams: ” I have always depended on the kindness of strangers”.

El premiado añadía que cuánto más marvilloso es que puedas apoyarte en el reconocimiento de tus pares; pero yo me quedé con la terrible línea citada. Los deconocidos son a menudo nuestra tabla de salvación y creo que las confesiones en un avión a un perfecto desconocido al que uno abre su alma torrencialmente es una experiencia muy generalizada que nos confronta con nuestra debilidad vital.

Somos patéticos y temerosos aunque no estemos tan desvalidos como la pobre Blache al menos aparentemente. Esto es lo que yo aprendí ayer

Biografía y Epitafio

Ahora que mi generación empieza a escribir sus memorias topamos con la Autobiografía sin vida de Félix de Azúa, un intento de encontrar sentido a una secuencia de expresiones artísticas como medio de salvarse de la falta del mismo en la vidad propia. !!Tonterías!! Miren que fácil es escribir una autobiografía y hasta un epitafio. Me dicen, en efecto, que un día dije refiriéndome a mí mismo: “Soy un vasco en Madrid, profesor excesivamente amable, por no decir blando, investigador in paciencia para los detalles, político breve y aficionado, banquero por casualidad y mecenas sin dinero”. Así es y esto exige un epitafio futuro, aunque no sé cuan futuro, que diga más o menos así: “Nunca llegó tarde a Nada y de Todo se fue demasiado pronto”. Y punto.

Sostiene Pedro Miguel

Pedro Miguel Echenique no solo es un gran físico, según dicen los que de esto saben, sino que, además, escibe bien y tiene un gusto por la cultura que incluiría-según él- la ciencia. Por eso es interesante leer su noticia sobre la aparición de un libro de Patxi Baztarrika, pasado Secretario de Política Ligüística del gobierno de Ibarretxe y que lleva por título Babel o Barbarie (Una política lingüistica legítima y eficaz para al convivencia). Coincide esta publicación con el trigésomo aniversario de la famosa aprobación de la Ley del Euskera que , de la mano de Echenique, salió de la buea relación que aquel primer gobierno vasco teniá con el primero de la UCD. Pedro Miguel nos recuera los detalles y elogia la publicación de Baztarrika rememorando aquellos tiempos para, después de glosar el esfuerzo de Koldo Michelena en la conformación del batua como sinificativa creación lingüsistca, añadir por su cuenta unas líneas que paso a copiar:

Imaginemos una política lingúistica que combine sabiamente legitimidad y eficiencia en la inescusable labor de fomento de las lenguas en situaión de debilidad.Estaremos, sin duda, ante un hecho politico de la mayor tanscendencia en orden a la plena incorporción de las sociedades vasca, española y europea a la era del conocimiento. Porque el conocimiento es también-¿quién puede dudarlo?- función de la diversidad

No me parece a mí que haga falta apelar a la diversidad como un factor de conocimiento para apoyar la normalización del euskera que tan gran impulso recibió en buena parte gracias a los esfuerzos de Echenique y de todo aquel mítico, para mí, primer gobierno vasco.

Iluminaciones. XX: La naturalidad perdida

La naturalidad no es lo que era.

Por un lado topamos por doquier con lo artificioso. Desde de mi provincianismo creía que la comida era la comida sin saber que lo que yo llamaba comida no era sino la forma de cocinar y la materia prima de la tradición bilbaina. Nada de extraño que en seguida aprendiera a apreciar la comida étnica, sea china, japonesa, peruana o india que, sin embargo nunca serán del todo naturales. En mi juventud la artificiosidad en el amor me parecía algo innecesariamente tortuoso mientras que con el paso del tiempo parezco necesitar ese toque artificiosamente perverso. Defecar, nada más natural, pasa de ser un acto inadvertido a ser el hit del día, cosas de la edad. Dormir sin recordar lo soñado o dormir solo a ratitos punteados por la necesidad, impuesta por la medicación, de orinar tres veces por noche y recordando implacablemente tres sueños distintos y evanescentes.Y, por terminar provisionalementecon esta retahila de artificiosisdades, el paseo relajante y con la mente en blanco que ocultaba el intento de atraer a la hembra o la contemplación excitada de su esfuerzo por atraer al macho, se convierte en la constatación de la invisibilidad.

Todo eso por un lado, pero por otro resulta que la naturalidad se refugia en gestos automáticos que resultan incongruentes. La chica que antes de suicidarse se cala la melenita corta detrás de la oreja. El condenado a muerte y el desahuciado que, apesar de todo sienten apetito y cenan con gusto sabiendo que mañana al amanecer no estarán en este mundo. El policía que cierra la puerta de la sala de interrogatorios con sumo cuidado como para no despertar al que está siendo interrogado y empieza a derrumbarse.

Pero queda un tercer ángulo. Actividades totalmente artificiales que siguen sin realizarse con soltura. Leo para opinar y no para disfrutar con vidas posibles o con ideas al biés. Escribo y no sé para qué.

Eso, que la naturalidad no es lo que era y que pasa a confundirse con la nostalgia o con lo incosciente o con lo artificioso disfrazado.

Fisiognómica refinada

Ya no solo reconozco parecidos,ya me asaltan los pequeños detalles, rasgos sin aparente importancia; pero que quizá reflejen rasgos muy intimos de la personalidad. Miremos a la sonrisa de Griñan y a la de Jorge Lozano. Ambas reflejan avidez y una jouissance no del todo satisfecha.

El futuro de la Nueva Macroeconomía Clásica

Asistí a este seminario en el que Manuel Fernández Gela, de la Universidad de Santiago de Compostela, nos habló de su trabajo sobre La Nueva Macroeconomía Clásica (NMC) como ejemplo de instrumentalismo semántico. Contraponía esa NMC al keynesianisno poniéndo énfasis en la hipótesis de las expectativas racionales (HER) y que comenzaría en 1972 con el maravillosos artículo de Lucas en el JET (Journal of Economic Theory) en el que, la citada hipótesis es suficiente para microfundamentar que una economía determinada puede generar datos que recubren una curva de Phillips de pendiente negativa y que, sin embargo, se revela un espejismo como palanca de la política macroeconómica. Sigue leyendo

Hortensias

De repente han brotado las hortensias sobre su arbusto importado de territorios con temperaturas menos esteparias aunque hoy se remojen en el agua sobrante de sus ríos familiares. En mi pequeño jardín estas hortensias forman un mar de flores aunque en este caso no haya forma de ignorar las ramas de ese arbusto que las sostiene conformando entre ambos una especie de rizoma que no puede afirmar su naturaleza floral e ignorar, al mismo tiempo, su ascendencia arbórea.

En el mundo económico estamos hoy, justamente, dominados por esta figura mezclada difícil de imaginar. Cada hortensia es un organismo generado por un sistema complejo que conforma una distribución de pétalos scale-free y, en conjunto, una figura como de Mandelbrot. En este ramillete fractal cada pétalo es casi un calco en pequeñito de la hortensia entera. Pero no es del todo así pues el árbol cuya forma toma hace del arbusto un mecanismo más complicado que lo que acabo de describir.

Me recuerda la situación económica actual en la que nos gustaría conocer eso que llamamos, sin saber muy bien lo que decimos, riesgo sistémico y conocerlo, aprehenderlo, a partir de la aplicación de teoría de redes, de la consideración del conjunto de instituciones financieras como una red en sí misma de la que podemos conocer la medida de su centralidad y su consecuente vulnerabilidad ante un shock, o un ataque, en forma de swarming, un swarming este que está siempre influído por la existencia previa de aquello de lo que nos gustaría abstraer.

Nos gustaría diseñar la mejor regulacion a partir de una red sin regulacion. Pero el problema es que tenemos que hacerlo en presencia de una regulación previa. Para estudiar porqué uno de mis arbustos ha brotado y otro no, no basta con estudiar la tierra de la que se alimenta cada uno, sino que necesitamos conocer el sistema de riego instalado en mi jardín.