en miniposts

Malas pulgas

Es una farmacia y el señor, realmente mayor y de malas pulgas, está recibiendo los cambios de su compra.”Gracias caballero” le dice con retintín la jóven manceba. El señor mayor que ya había girado la cabeza par dar la vuelta y enfilar la salida vuelve la cabeza a su posición inicial y dice, casi grita, en voz clara y un poco mitinera: “señorita, yo no soy un caballero, soy un proletario- con dinero, eso sí- que, junto con otros proletarios que igual no son todos los del mundo pero sí son amigos míos, trato de acabar con los caballeros”. Y se va poco poco. Les juro que es cierto. Ocurrió en la Glorieta de Rubén Darío. En Madrid

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • Días de angustía, viajes y liberación 22 mayo, 2010

    […] de más de una década. Juan no es importante para nosotros sólo por su obra, su inteligencia, su carácter, o su frescura. Lo que hay que entender es que la originalidad indiana no es más que el producto […]

  • Orgullo indiano 22 mayo, 2010

    […] hará sentir orgulloso, confiado en el trabajo por hacer. Hoy, ha sido uno de esos días. Un genial guiño del Dogo, la constatación de que hace bastante que vamos por delante, ver por un momento la realidad y los […]