en miniposts

A veces la estepa…

En Murcia se estaba bien, especialmente por los amigos que menciona David , pero también por otros que te renuevan el espíritu aunque sea hablando de lo bizarro o de de esa cosa denominada cultural analytics. Pero volver a la capital del imperio, levantarse temprano y salir al jardín descalzo a por el periódico envuelto en un viento gélido, acorde con la lucidez que me embriaga desde las primeras horas del día, es un placer extraño. Camino sobre un manto de pétalos rosa palo caídos de las flores de mis castaños y de un golpe de vista contemplo la explosión de rosas rosas de los arbustos que lo circundan mientras desde dentro de la casa la Reina de la Noche pone el contrapunto. A veces la estepa… es hasta agradecida.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. En primer lugar quería agradecerte la presencia en Murcia. Yo iba en plan festivalero desde Valencia pero me topé con una conferencia que me interesó muchísimo. La verdad es que ya vengo siguiendo vuestros blogs desde hace algunos meses y no me la quería perder. Quería comentar que tanto Boldrin como tu hicistéis referencia en alguna ocasión a la necesaria aparición de autoridades por la televisión. Ya fueran estas económicas -para explicar al crisis- o del derecho -por lo del auto a Garzón-. Zygmunt Bauman, en su teoría sobre la modernidad líquida, dedica bastante texto a tratar este tema. Él dice, resumiendo, que esta sociedad ha dejado de lado a las autoridades por considerar poco útil lo que les puedan aportar. Se prefieren las experiencias personales de la gente corriente como modelos a seguir para la resolución de los problemas de la vida diaria. Bauman habla, en este sentido, del triunfo de los programas de talk – show. Aquí podríamos tener un combate decisivo estilo Smackdown (como el que comentó Boldrin) entre Punset y Belén Esteban.

  2. No me toques a la princesa del pueblo que le amo. Esa es una manera de decir que tampoco me creo mucho la autoridad, especialmente en un mundo que parece llamar experto a cualquiera. Pero por muy líquida que sea esta modernidad líquida, para ciertas cosas sí que hay autoridades.