en maxiposts

Caparazón y Esqueleto

El el programita gratuito de la película Luciérnagas en el Jarrdín de Dennis Lee, este jóven director escribe lo siguiente: “….una madre tiende a ser …como el maco de un cuadro que tiene que contener y mantener apelmazado todo lo de la pintura…..Una vez que ese marco desaparece las cosas comienzan a irse a pique”. Como si la pintura sin marco se desparramara. Pero el marco delimita lo de dentro y lo distingúe de lo de fuera, una separción sin la cual es dificil pensr(se).

Este pensamiento sencillo pero turbador me ha hecho volver a la idea reciente de la dificultad de conceptualizar lo totalmente endógeno. Una cosa así no puede tener caparazón y solo puede concebirse a través de la idea de esqueleto. Un esqueleto puede servir a muchas formas corporales distintas, de ahí que la imagen de lo totalmente endógeno sea la de un blandiblu continuamnete deformanándose y reformándose.

Uno esperaría que depués de la Teoría del Equilibrio General, algo cercano a lo imaginable como endógeno total, se continuara en Economía por ese camino ancho que permite las deformaciones de un blandiblu, las expectativas que se autorealizan y demás acercamientos a lo totalmente endógeno, un camino que parecería apropiado para entender algo sobre el setor financiero y su crisis que nos ha traído hasta la Gran Recesión.

Pero los caminos del pensamiento son inexplicables o al menos impredictibles y así he observado, en la sexta edición del IMEBE celebrada en Bilbao, que los brillantes jóvenes que practican Experimental Economics imponen sus preguntas y sus métodos de respuesta no consiguen verse a sí mismos dentro del experimento ni parecen haber oído hablar de Heisemberg. Y, sin embargo su entusiasmo es como una señal de verdad.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • Hacia un nuevo relato. IV: Europa « Juan Urrutia

    […] inercia de un pensamiento lineal y sin gracia. El problema intelectual profundo es, como ya se dijo aquí y aquí hace tiempo, la forma en que el caparazón se convierte en […]