Iluminaciones IX: La carne está pronta…

.. pero el espíritu es flaco. Así, de pronto, no lo entendí y la inercia de mis neuronas lo registró justo al revés. Pero a medida que profundizaba cada vez más en el examen y exposición de sus desgracias en aquella esquina ventosa, entendí lo que este viejo amigo me quería decir:»…no, si me lo monto bien pero luego me encandilo enseguida y sufro de amores…». Comprendí inmediatamente que la cosa era seria y le invité a pasar a mi oficina a dos manzanas de esa esquina que le desató la lengua quizá por el cruce de vientos.Me contó que no había manera de engañar a su amante de toda la vida, que sí que buscaba y encontraba oportunidades; pero que simpre le fallaba el ánimo en el último momento pues se imaginaba todo el horror que acompaña al seguro enamoramiento que seguría al sexo. Creo que le comprendí.

Extraños incentivos

El País, sección Madrid trae hoy un suelto impagable. El título ya me da miedo:Los currículos de los médicos serán públicos para que los pacientes elijan. Pero ¿cómo va el público a leer un CV médico? He aquí una oportunidad de negocio: una agencia para la lectura e interpretación de CVs.

He aquí un bonito párrafo:

«Los currículos de los médicos especialistas estarán a disposición de los ciudadanos que quieran consultar qué facultativo tiene más experiencia en el tratamiento de su dolencia. Es una de las informaciones que los pacientes tendrán disponibles para elegir a quién quieren acudir cuando entre en vigor la Ley de Libre Elección, según avanzó ayer la viceconsejera de Asistencia Sanitaria»

No parece mal en principio, pero ya me pincha el temor a la manipulación del CVs para atraer pacientes, especialmente cuando a los facultativos se les pagará de acuerdo con el número de pacientes atendidos y presumiblemente atraídos a ese centro gracias al CV de su médicos.

Como además los centros hospitalaros recibirán más fondos cuanto más demanadados sean, la presión a manipular los CVs vendrá también del propio centro. Cuanto más exitoso el centro menos tiempo podrán dedicar sus médicos a cada enfermo.

¿Cómo se organizará un grupo de trabajoen estas conciciones? Habrá una tendencia a cooperar para que el centro en donde está ese grupo de trabajo localizado prospere, pero simultáneamnete habrá también un sesgo competitivo a señalarse a sí mismo como el mejor.

He aquí un lío que me resulta dificil creer que alguien quiera. Un buen coto para los expertos en incentivos.

Punto de apoyo

Lo buscamos en Economía como lo buscaba aquel que quería mover el mundo.Lo hemos creído encontrar en muchos lugares diferentes. En la función de consumo, en la tasa de fertilidad, en las participaciones en el output del trabajo y del capital o en la coherencia de la elecciones individuales o, si esta coherencia es pedir mucho, al menos, en la constancia de las pulsiones. Pero tampoco éstas, que parecería tan primitivas, nos proporcionan el deseado punto de apoyo pues no son independientes de la cutura. Cuando se hace obvio que no sabemos casi nada de fundamento y solo sabemos entender algo como función de otro algo que a su vez depende de aquel algo, se comprende que las mentes más inquietas o bien se bloqueen o bien se vuelvan hacia el que ofrecía algo sólido en lo que apoyarse. Léase Marx y su teoría del valor o los experimentos de laboratorio.

La naturalización del lenguaje económico

Consideren el título de la conferencia que el señor Caruana dictó en la cátedra de economía y sociedad de la Caixa que tuvo lugar en Madrid el viernes 12: El estrecho camino hacia la estabilidad económica. Su contenido supongo que, dada la actual posición del ex-gobernador del banco de España,tuvo que ser un paseo por todo lo que hoy está estudiando el Banco Internacional de Pagos de Basilea en sus diversos comités: cuestiones de regulación y de supervisión mayormente.

Pero lo intresante no es este contenido, sino el análisis semántico del mencionado título. Seguro que hay mucha gente que agradece la claridad del título pues se hace la idea de que lo entiende. Y, sin embargo es literalmente incomprensible. Como la mayoría de los comentarios periodísticos, incluyendo los míos, sobre la situación económica y que, últimamente, se centran en el desapalancamiento. Sigue leyendo

Iluminaciones VII: ¡A otro hueso con ese perro!

Todo es relativo en este mundo posmoderno en el que, lo que para unos es tortura, para otros es un bien de interés cultural. Hasta el canibalisno lo es. El otro día me hice una limpieza regular de boca y me dí cuenta de que me estaba deleitando con una delicatess: trocitos de huesecillo dental marinados en bicarbonato y, ¿saben qué?, estaban buenos tomados con moderación a media mañana. Así que propongo que el canibalismo como acto repuganante e indigno para el que fue y ya no es, se limite a la ingesta de carne fresca pues la de la carne ya reseca en cecina tampoco parece muy indigna…. para la carne quiero decir. O sea que, a partir de ahora, que nadie diga «a otro perro con ese hueso» sino que, defendiendo lo que es de cada uno (y aquí sí que podemos hablar de propiedad, quizá no intelectual, pero desde luego corporal) espete a quien quiera deleitarse con nuestro cebiche dental: » a otro hueso con ese perro».

Karthryn, Michele y un servidor.

Me gusta y mucho Kathryn Bigelow, pero no me gustó su película En Tierra Hostil. Esa recreación innecesaria del mito del llanero solitario y sin redeeming value. Abandonar todo por un chute de adrenalina es una patología sin posible sublimación artística. El resto es superfluo aunque te haga pensar sobre el ensimismamiento americano y la falta de respeto al insurgente, quizá mejor llamado resistente: les das la mano y te hacen caer en una trampa mortal. Una escena con arte es, en cualquier caso, la desactivación de una bomba introducida en la tripa de un adolescente muerto. Nos hace ver que una erección-que debe ser lo que busca el protagonista- es más que una erección. Puede ser un ritual de amor. El mismo día que veo la película Michele me escribe enviándome un mail con un link a su blog italo-americano en el que reconoce que»il buono Juan» tenía razón hace años cuando dicutíamos la invasión de Irak y contesté en mi blog a un artículo de periódico suyo.

El cantar de los juglares

Andrés Vázquez es un economista atípico y un leonés zumbón. No tiene blog, pero escribe cuentos. Es un candidato claro a Blogless Guest Blogger (BGB).

La mayoría de sus cuentos ( que he recibido por correo postal) son demasiado largos como para que me los pique yo solito. No le da la gana de mandármelos digitalizados. Picaré un trocito aquí y otro allí si esta primera muestra recibe buenos comentarios.
Sigue leyendo

Comentarios al cubo

¿Cómo llamar a unas apostillas a los comentarios de TM sobre mis comentarios al desapalancamiento en Europa y España? Creo que solo cabe calificarlas de comentarios al cubo, algo que, en sí mismo, quizás sobra y es propio de un mundo lento en el que cabían las réplicas y las contraréplicas. En nuestro mundo líquido solo caben los comentarios rápidos aunque comenten unos comentarios muy largos como los de TM.

Que los peligros del desapalancamiento no son tan graves es algo que, aunque meramente sugerido en los puntos 1º y 2º de la tríada con la que comienza su parlamento, no puedo dejar pasar sin protestar. La gravedad de la deuda cuando ésta es cuasi-generalizda puede ser amenazante aunque los diferenciales de la deuda con algunos países no se hayan disparado y se coloquen bien las emisiones de los países más vulnerables, bien sea por el monto de su deuda, bien sea por su plazo medio de maduración. Y, por otro lado, sabemos muy bien lo que significa una devaluación reprimida o los efectos colaterales de una declaración de default. No creo que esa sea la situación del Reino de España, pero no dejemos que nuestro deseo nuble nuestra prudencia. Esta llamada a la contención parece especialmente adecuada cuando se piensa, como es el caso de TM, que la proliferación de comentarios es una buena señal pues mostraría que ya no hay peligro. No, esa proliferación puede ser de hecho la constatación de la existencia del peligro. Pero este punto es relativamente menor.

De mayor calado son los dos siguientes comentarios sobre comentarios (que ya no incluyen el mío espero). Sigue leyendo

Iluminaciones VII: El guante de Urrutin

Sobre la mesa Bidermeier del zaguán de mi casa, debajo de mi bufanda allí depositada ayer por la noche, yace un pequeño guante de cuero con metal incrustado.Un guante de mujer solitario es para mí algo tan turbador como la raiz del castaño lo fue para Roquintin. Se me vació el estómago instantáneamente y las nauseas posteriores no eran sino falsos avisos del sinsentido. Allí estaba el mero dasein apelmazado en lo que, de repente, se me representó como una bola peluda de deseo reprimido, estéril e invencible. Irrenunciable. Todo se difumina a mi alrededor y mi campo de visión queda reducido a una imagen fija plenamente rebosada por ese objeto inerte que me amenaza dulcemente.

Comentarios sobre los comentarios a la crisis

Hoy publico a modo de post un e-mail largo que me envió Teo Millán a raiz de mi columna en Expansión correspondienendo al mes de marzo. TM es ya un BGB habitual de este blog y le dejo hablar extensamente y explayarse a gusto sobre los comentarios sobre la crisis a los que critica tomando el mío como víctima propiciatoria y utilizando unos argumentos cuya pertinencia espero tener la entereza de discutir. De momento ahí tienen el metacomentario de TM Sigue leyendo