en Breves

Tocados masculinos

Ya no todos los varones se peinan igual. Los que pueden elegir, quiero decir, pues los que solo tenemos melena en el cogote no tenemos demasiada elección: o nos rapamos la cabeza o nos disfrazamos de Einstein. Durante una «interesante» conferencia el otro día clasifiqué el tocado masculino en varias categorías. El hombre tradicional sigue trazando una raya a la izquierda siempre que las entradas se lo permitan. El hombre un poco mayor en cuya cabeza compiten la nieve y la desertificación, se peina todo hacia atrás habiendo pasado por una etapa intermedia, y muy transitoria, de raya méramente insinuada. y Luego tenemos los hombres jóvenes y modernos en dos versiones. La versión Zapatero con una cabellera rizomática reflejo de su pluralidad interior o el que porta una cría de visón en el zenit de su cráneo. Que elijan los que puedan.