Competitividad jesuítica

El jueves 25 asistí a una jornada empresarial inaugurada por el Rey y que tuvo lugar en el Palacio de Congresos del Campo de las Naciones. Se planteó el problema de un “nuevo nuevo modelo económico para España” en dos mesas redondas. Los 7 ponentes eran antiguos alumnos de alguna esuela de negocios o similar regentada por los jesuitas. Es decir Deusto, ICADE y ESADE, instituciones que pretenden cooperar de alguna forma para lograr la mejora de la formación empresarial desde la universidad privada. Sigue leyendo

La compra

La hago todos los sábados siguiendo los dictados de una lista previamente confeccionada según un orden preestablecido y, sábado tras sábado, pretendo mejorar la estiba de los productos en el carrito. Estoy empezando a ser un maestro estibador y me enorgullece el tiempo reckord en el que hago esta compra sabatina y la maña con la que desenfundo la tarjeta, enseño el DNI y firmo después de volver a enfundar. Hoy me he retrasado porque la charcutería, totalmente controlada por una señora con más experiencia que yo, acumulaba una cola realmene larga. Ese retraso me ha humillado, pero he sido compensado por el reverso de la lista de la compra, la página 1873 del Journal of Economic Dynamics & Control 29 (2005),que correspondía a un artículo de S. Honkaponja y K. Mitra. ¿Qué dice este uso de un artículo fotocopiado hace 10 años con respecto al paso del tiempo?

Premio

Leo hoy en el El País que Hugo Sonnenschein y Andreu Mas-Colell han ganado un importante premio. La enhorabuena a ellos ya se la daré pero hoy tengo que dársela a La Fundación BBVA por su bien escoger. El año pasado se lo concedieron a Jean Tirol y este año a un par de amigos, míos y sobre todo entre sí, que se lo merecen sin duda. Cuando estudiaba como un loco para mi doctorado con notable ignorancia del panorama general de los economistas teóricos cayó en mis manos un artículo de ambos en no recuerdo que Journal. Pensé ¿quién será este catalán que ya está publicando algo tan interesante sobre, creo recordar, algún asunto de Social Choice? En este campo luego brillaría Salvador Barberá que escribiría su tesis bajo la dirección de Hugo y que ha colaborado con Andreu en muchas iniciativas universitarias. Creo que ese primer artículo de Andreu era como un term paper que escribió durante la semana de moratoria por la invasión de Camboya decidida por Nixon, mientras yo me enredaba en mesas redondas asombrado que llamaran a un pobre y despistado estudiante vasco hispano parlante para debatir sobre la opinión europea sobre esa invasión. El verano de 1973 conocí a ambos en los meetings europeos de la Econometric Society en Oslo y quedé acomplejado. De ahí que dedicara mucho tiempo ulteriormente a la Teoría del Equilibrio General que Andreu, single- handed, llevó hasta sus límites posibles, y a los problemas intrincados de la caracterización de la función agregada de exceso de demanda a la que Hugo contribuyó decisivamente. Ambas cosa me llevaron a pensar la economía de otra manera distinta a la empírica. Me dí cuenta que sus reglas básicas no le dotan de contenido empírico y que, en consecuencia, sus méritos hay que buscarlos en el terreno exótico de la potencia de la fabulación. Ambos pasaron, acabada su misión y quién sabe si por intuir esta misma visión, al campo de la administración de la ciencia y en ello han florecido una vez más. Les volví a ver a ambos juntos hace solo unos meses en Barcelona,en la celebración del 65 cumpleaños de Andreu y recordé todo esto que estoy contando. Lo dejo aquí escrito reiterando la enhorabuena a la Fundación BBVA no sin antes recordar que ambos pasaron por esta Fundación hace ya bastantes años cuando yo me encargaba del Programa Cátedra.

Iluminaciones VI: Cuento breve

El otro día en el metro oí dos frases que, a pesar de su simplicidad, me impresionaron tanto que se me quedaron grabadas. Decía la voz de un jóven maduro, dirigiéndose a otro que yo no podía ver ni siquiera en el espejo del cristal de la ventanilla:

“si en vez de dedicarte a cosas importantes pero sin interés, te dedicaras a cosas interesantes sin importancia, habrías leído mi post de hoy…

Y en ese punto se paró el metro y el jóven maduro pareció haber abandonado el vagón. A toda prisa y en el último segundo entró en él atropelladamente un anciano calvo que aparentemente siguió la conversación con la sombra invisible:

…me asobra que despuésde 42 años de matrimonio mi mujer me empiece a caer bien…

Algo se movío en el vagón y vislumbré la sombra hasta entonces invisible. Una imagen en el espejo del cristal de mí mismo. Le cacé a pesar de que la sombra intentó callarse inmediatamente. Era yo que me hablaba a mi sombra.

Tomé a mi mujer por el brazo, le forcé a levantarse, nos bajamos del metro y emergimos a la superficie de la estación del lago de la Casa de Campo. Respiré como si hubiera llegado a La Concha de Donostia

2 X

Ayer comenzó un improvisado procedimiento para alcanzar un pacto, llamado de Estado, para la toma de medidas contra la fase presente de la Gran Recesión. El procedimiento continuará hoy con una reunión formal entre representantes de todos los partidos y la troika negociadora. Simplificando: este proceso va a enfrentar dos actitudes básicas a penas distorsiondas por tacticismos de vuelo corto.

Estas dos actitudes básicas están estupendamente ejemplificadas por el discurso de dos personas a las que he visto en la televisión recientemente: Lorenzo Bernaldo de Quirós y Carlos Martínez Alonso. O, mejor dicho, las dos actitudes están ejemplificadas no por el discurso sino por el uso incontinente de dos palabras que contienen la X. Sigue leyendo

La racionalidad de los empresarios

Uno se queda pasmado ante la puntillosidad que Samuel Bentolila muestra en su último post de nadaesgratis en el que se pregunta por la racionalidad de los empresarios quienes, pudiendo utilizar el contrato de fomento del empleo ( con 33 días de indemnización por despido) utilizan el contaro idefinido normal con 45 días por despido. Concluye correctamente que la escasa utilización del primero se debe a su inseguridad jurídica. Esto pone en juego la racionalidad del acervo legislativo al respecto y la de los jueces de la jurisdicción correspondiente. Y, desde luego, no nos asegura que los empresarios sean racionales en todas sus actuaciones y tampoco que la patronal o patronales, como agregación de empresarios, sea o vaya a ser racional.

Disciplina de mercado.

Habrá que esperar y ver, pero no parece que el tan cacareado y, en mi opinión necesario, Pacto de Estado, tenga el viento en las velas. Si no sale algo concreto será una mala señal pues querrá decir que ninguno de los dos grandes partidos cree estar ante una situación crítica. Efectivamente, si lo creyeran tendrían que pactar para no pagar el precio político de no haber sabido encarar la situación sin egoismos partidistas. Luego algo va a salir. Sigue leyendo

Similitudes

Desde el verano del 2007 creo que hay similitudes claras entre la economía española y la estadounidense a pesar de diferencias obvias de productividad. Hoy sigue siendo cierto de que los problemas fiscales de una y otra son también similares. Lo interesante de leer lo que Paul Krugman decía el domingo en el NYT es que las similitudes se extienden a la política partidista. Krugman acusa a los republicanos de jugar la horrorosa estrategia de no negarse a los estímulos y pedir bajadas de impuestos en la esperanza de que el pais entre en bancarrota. No es que sea antipatriótico. Es simplemete bad economics.

Un bello gesto dadaista

Quemar, en particular y cada uno a su manera, un libro rescatado para el dominio público. He ahí un bello gesto dadaista que puede llevarse a cabo durante los próximos días.

La historia tiene su cosa. La editorial me ofrece, o bien comprar los restos en stock a un precio muy razonable y recuperar mis derechos de autor, o bien no recuperar éstos ahorrándome la compra a pesar de que, en ese caso, tendrán que proceder a introducir el stock sobrante en un horno crematorio. Sigue leyendo

Iluminaciones V: El tercer sector

Entre el sector público y el privado hay algo que se denominó en su día el Tercer Sector y en el que entran todas las muy variadas actividades sin ánimo de lucro. Su aportación al PIB de cada país se cuantificó en su día y no era en absoluto despreciable. Hace años escribí sobre ello y más en concreto recuerdo un artículo aparecido en la Revista de Occidente en el que trataba de entender a las Fundaciones como parte de ese sector y de la Economía Social.

Desde entonces hasta ahora hemos pasado por la “obligatoriedad” de la Responsabiliad Social Corporativa (RSC), por la crisis de la Cajas de Ahorros, con su correspondiente Obra Social y yo, en particular, he tenido que atravesar el desierto de una crisis que oscurece las iluminaciones de El Capitalismo que Viene. De todo ello he sacado las consecuencias pertinentes para la lógica de la abundancia que ahora quisiera explorar. Sigue leyendo