en maxiposts

Iluminaciones I: Vivir como Rilke

Exploraré el límite sorprendente y paradójico de la lógica de la abundancia comenzando por la conversación con Luis y Jose Ignacio en la que me lancé a explicar por qué el regalar las cosas, y especialmente las ideas geniales, no solo te gana una reputación (frágil) y te puede dar una ventaja competitiva (temporal) si consigues establecer un estándar (siempre precario), sino que es posible que nunca cobres nada pues siempre regales todo incrementando tu reputación pero sin un euro en el bolsillo.

“¿Et alors?” me preguntan expectantes. Pues que acabarás viviendo como Rilke, de Palacio en Palacio, de poetisa inteligente en marquesa sensible, como un nómada de la inteligencia y de forma que tus necesidades te serán cubiertas y tus lujos te serán proporcionados por alguien que gusta de tus ideas sin necesidad de tener un centavo en la cuenta corriente.

Sonrisas. Pero “¿es eso sostenible?” me preguntan. Pues ahí está la gracia, en imaginar un mundo en el que todos y todas somos Rilke. Pero, “¿es eso alcanzable?” replican suspicaces. No del todo-contesto- mientras haya escaseces, pero el creciente incremento de la participación del valor de los intangibles en el valor añadido global nos acerca a un límite, único lugar en el que un economista se encuentra cómodo, en el que “todo” será intangible y reproducible sin costo y todos viviremos como Rilke, de palacio en palacio, de Italia a Bohemia. A cambio de la falta de raíces y de la traición a la fidelidad con uno mismo y su entorno más inmediato, alcanzaremos el pleno deasarrollo de todos nuestros avatares.Y en el mundo se habrá hecho realidad la exhortación de Aïvanhof: “…ya no hay destino para el hombre que ha llegado a vivir en la luz. Ha cambiado de plano, las leyes ya no son las mismas, ha salido del mundo de la fatalidad para entrar en el de la gracia. ¡Transformar la fatalidad en gracia!

La economía ha dejado de ser la ciencia lúgubre y se ha transformado en una alfombra mágica.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Perdona Carlos, soy un tonto de este lado. Pero no encuentro los tres tomitos del Cataneda..ni tamoco los hongitos.

  2. Querido Juan,
    En “El Arte de ensoñar, Castaneda parece haber mantenido una conversaciòn con Pichòn Riviere en un ala de sus pràcticas con las plantas de poder, sòlo que en el caso de Don Carlos èste explicò algunos fenomenos grupales separando a la especie humana en dos grandes grupos:
    los “ensoñadores” y los “acechadores”.
    Para el psicoanalista argentino, la cuestiòn del vivir se lee desde las distinas voces en las que los seres somos capaces de enfrentar cambios, superar terrores y distinguir la neurosis en la lectura de la realidad.
    Rilke, mi poeta entrañable, en cambio, fue mucho màs lejos, y hasta los genios franceses prefieren no ingresar a los poetas en el triple nudo del imaginario, el real y el simbòlico, pues estos ejemplares humanos, tienen en de veras los cables flotando en un espacio donde los significantes y los significados se columpian con el discurso dominante y le hacen pito catalàn a las consignas de los nuevos paradigmas….yo, siempre llevo en mi corazòn, uno de los anhelos del poeta màs misterioso que me atrae a vivir de otra manera y dice:
    “Estoy tan solo en este mundo
    pero no lo bastante para consagrar
    cada hora…” te dono esta oraciòn que fue donada. para que te hamaques cuando sea preciso y la ocasiòn te parezca.
    nos vemos pronto
    Irene

  3. Pronto hablaré de Rilke, en cuanto recupere los posts antiguos que se pasean zombis por el espacio virtual. Entonces volveré a contar cómo sospecho que mi madre (que fue amante de RMR) también lo era de los hermanos Klosowski, el escritor y el pintor. Mientras tanto tu devoción,Irene, po esa especie de padrastro me hace recordar un pequeño poema que debiera haber reproducido en este post:

    Du aber bist der tiefste Mittlelose
    Der Bettler miy verborgenem Gesicht
    Du bist der armut grosse Rose
    Die ewige Metamosphose
    Des Golden in das Sonnen Licht

    Un precioso cántico a la pobreza que todo lo ilumina.

Webmenciones

  • Iluminaciones III: Cloud computing « Juan Urrutia 1 febrero, 2010

    […] cloud computing es el mejor ejemplo de vivir como Rilke. Por lo que entiendo, y en la medida en que mis capacidades computacionales no tienen porqué estar […]

  • Iluminaciones.III:Cloud computing « Juan Urrutia 1 febrero, 2010

    […] cloud computing es el mejor ejemplo de vivir como Rilke. Por lo que entiendo, y en la medida en que mis capacidades cpmputacionales no tienen poqué estar […]