en maxiposts

Derechos de autor

No nos dejan olvidar este asunto del copyright. Mi amiga MPH (que así firma sus cuadros) me dice que cada vez está más de acuerdo con el bando de los creadores. Su argumento es, además de respetable, digno de atención pues lo acompaña de la comparación con los denostados bancos que,según ella, cobran por todo y de la consideración de que lo que el artista o creador en general cobra es una minucia, especialmente comparado con lo que cobran, otra vez, los bancos.

Pero la cosa se complica con la intervención de la CNC (Comisión Nacional de la Competencia). Hay que seguir con atención la agrupación de las sociedades gestoras de esos derechos que, según la CNC constituyen un monopolio y, añado yo, quizá son en parte responsables de lo poco que cobra el creador quien además debe compartir ese valor de su derecho con los editores, galeristas y demás intermediarios. ¿Por qué no protestan los artistas contra las editoriales o los galeristas?

Según lo que presenté verbalmente hace algún tiempo (y no me acuerdo dónde) es posible que el sector cultural necesite ese monopolio temporal que proporciona el copyright porque, si bien no parece que hay muchas dudas acerca de la oferta por parte de los creadores, sí que las hay sobre la demanda a precio positivo. O eso se podría argüir a partir del razonamiento del Bazar y la Catedral de Eric Raymond

Si eso fuera así y si queremos cultura, es necesario que el monopolio no sea muy férreo pues, si bien es cierto que las posibilidades técnicas de copia hoy permiten evitar la enfermedad de los costes detectada por Baumol en el contexto de las performing arts, ésta resurgiría si el monopolio fuera muy férreo y la demanda cumpliera ciertas condiciones.

Por eso sugiero que el derecho de autor se suavice permitiendo su renuncia pues de esta manera el “buen” creador emitiría una señal de que su obra es buena lo mismo que el estudiante inteligente se señala como tal cuando decide seguir un programa de doctorado difícil y, por consiguiente, con un alto coste de oportunidad. Está haciendo algo que no haría si no fuera cierto lo que quiere señalar, es decir que es un buen creador o que es un tipo inteligente.

Y esa señal es buena para todos pues permite a los demandantes de cultura saber en donde está lo bueno sin tener que dejarnos llevar por los críticos y al que emite la señal seguir ganado bien por su trabajo sin necesidad de que los gestores de derechos le “protejan”.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • Recomendación « Juan Urrutia

    […] pesar de que el asunto de los derechos de autor fue objeto de un post que escribí ayer por la noche, no me molesta, sino todo lo contrario, que una vez más Juan Carlos Rodriguez Ibarra vuelva sobre […]