en miniposts

Ampurdán surrealista

En el mismo momento en que saco del refrigerador un tomate partido en dos, suena el microondas anunciando que la leche ya está caliente y salta el tostador donde ya se han requemado dos panes de payés preprados par untarlos con tomate. Doy un respingo y el tomate cae al suelo, por la parte jugosa desde luego. Como me resulta todo tan improbable vuelvo a empezar: saco del frigorífico un tomat….