La lógica del óptimo subsididiario (y III): regulación

Continúo hoy con laúltima entrega sobre la lógica de del óptimo subsidiario. Ya sabemos en qué consiste y la he aplicado oportunamente a la forma de discutir sobre el secuestro del Alakrana. Hoy toca aplicar esa idea del óptimo de segundo orden, por cierto menos simple de lo que parece, aunque sea básica y en ese sentido elemental, al caso de la regulación en general y, en paticular, a la regulación bancaria. Sigue leyendo

Destino y Providencia

Paseo distraído, haciendo tiempo, en dirección al restaurante en el que voy a almorzar con un viejo amigo. Camino por la calle Claudio Coello y me encuentro con una tienda de ropa con un nombre filosófico: Zadig & Voltaire. Salto desconcertado, no estaba esto en el abanico de previsiones para el día de hoy. ¿Qué pinta el disolvente Voltaire en una calle sosa de un barrio de señoritos de una ciudad sin gracia como Madrid? Claudio Coello pinta a San Agustín que, como se sabe, es el inventor, o al menos el difusor, en La ciudad de Dios, de la idea de Providencia, algo que ayuda a pasar las penalidades que a todos llegan. Y Voltaire, un Kontraren Kontra avant la léttre, el autor de Zadig o el Destino. Extraño nombre para una tienda en una zona pija. No hubiera venido por esta zona;pero es el Destino o la Providencia los que me han traído. Que les vaya bien, pero yo no pienso volver por aquí.

Cicuenta años de una fisura

Gora Argi

Todos los martes me fustigo con Madrid Opina, el programa de debate de telemadrid que dirige Ernesto Sáenz de Buruaga. Lleva dos semanas dedicado monográficamente al Alakrana olvidándose del paro, una de sus últimas y genuinas preocupaciones.

Ayer escribía sobre el Alakrana y el gran Kueli, siempre atento, me pone en un brete, como verán por sus comentarios enjundiosos, hablándome de Guzmán el Bueno aunque me alegra poder decir que no cita al general Moscardó en la defensa de Toledo. Le contesto como puedo tratando simplemente de defender mi forma de pensar y de expresarme aunque no le guste. Sigue leyendo

La lógica del óptimo subsidiario (II):Alakrana

Una vez que sabemos de qué va esa idea del óptimo subsisiario, intentaré aplicar su lógica a la manera en que se aborda la dicusión sobre el secuestro de los marineros del Alakarana. Empecemos por caernos de un guindo y pregunatarnos qué pensaríamos si aplicáramos la lógica del óptimo de primer orden consistente en «simplemente» y «solamente», supongamos, desarrollar Somalia, eliminar las mafias internacionales, disciplinar a los pescadores y liberar a los marineros secuestrados sin abandonar los límites establecidos por el estado de Derecho. Pensaríamos razonablemente que es inalcanzable. Sigue leyendo

La lógica del óptimo subsidiario (I): Qué es el o.s.

Muy a menudo discutimos en términos de óptimo de primer orden cuando en la mayoría de los casos nos deberíamos estar refiriendo a un óptimo de segundo orden u óptimo subsidairo. Es lo que pasaba en la discusión entre amigos que mencionaba el otro día y es lo que hacía insoportable el debate del pasado martes por la noche en Madrid Opina dedicado en su integridad al problema del Alakrana.En tres posts breves voy a desarrollar parte de lo que anunciaba ayer en una especie de esquema de manual. Sigue leyendo

Mis intelectuales uñas soriáticas

Rachazo mi pudor y cuento, como por necesidad, la caza a la que he sometido, esta mañana tonta de domingo a fin de cuidarme y no abandonarme, a mis uñas soriáticas. Caen con un suve ruido sobre el marmol del suelo del cuarto de baño. Son como cuerno de rinoceronte que uno exhibe con orgullo y examina con lupa para ver las distintas capas de materia córnea. Algunas piezas son excepcionales y son guardadas con inmensa solemnidad para un día abrir un museo con ellas. Les parecerá una tontería pero estas piezas tienen pedigree académico pues ya han aparecido en Epistemology and the Social como ejemplos de Thing heideggeriana que transparenta su labor interna de autocreación y opuetas a la Chose inerte y autista.Como piezas de un museo imaginario son el perfecto ejemplo de dessubjetivación.

Economía del ocaso:un esquema de manual

Durante años confundí a Michel Foucault con el fundador de los hermanitos de Foucauld una especie de orden mendicante de la que me hablaban en la juventud temprana quines querían hacer del cristianismo una forma de vida distinta. Cuando ya aprendí a distinguirlos recuerdo haberme comparado en Biarrritz Les Mots et les Choses del «verdadero» Foucault y haber intentado hincarle el diente en un viaje en Talgo de Bilbao a Madrid por un asunto que he olvidado. Sí recuerdo mi decepción por no las dificultades de comprensión y mi decisión de abandonar mi vieja cultura afrancesada por la recientemente adquirida cultura anglosajona, decisión ésta que un par de años más tarde me llevó a estudiar a los USA. Sigue leyendo

Jerarquías vs. Poliarquías

Ayer leí una frase en Expansión que me llamó la atención: «El endeudamiento es un dolor de estómago que te impide innovar» ( Damián Frontera). Curiosamente me llevó a pensar en un viejo tema, el de las jerarquías y las poliarquías o pluriarquías. Me hizo pensar sobre si la necesaria coordinación de cualquier organización ha de hacerse jeráquicamente o podría hacerse dejando a cada cual su iniciativa. Y se me ocurrió que se trata de una cuestión relacionada con cual sea el factor escaso en la producción del grupo. Si se trata de las finazas entonces mandan los financieros y los contables y la jeraquía se impone pues si no nadie ahorraría nada. Pero si el factor escaso es la innovación, entonces mandan ls ingenieros y/o científicos y no hay porqué tener una larga cadena de mando. Basta con con una comunidad de creadores que intercambian sus ideas y atienden a los iluminados mientras toman café.

Lecciones extra

Al mencionar las lecciones a aprender a las que nos remitía el problema de los salarios de los ejecutivos, me olvidé de mencionar la más evidente: la de los salarios de los futbolistas. Se discute la llamada Ley Beckham que permitía a investigadores y deportistas de élite pagar una tasa marginal de IRPF del 24%, en lugar del 43% como todos los demás. Como los representantes de los jugadores negocian el salario neto, el efecto de la Ley o de su derogación se traslada a los clubs y los futbolistas se encuentran en el mismo caso que cualquier otro ejecutivo o investigador. Cobrarán en competencia su coste de oportunidad de forma que Crisitano Ronaldo podría citar a Lucas en sus conversaciones con su Presidente Florentino: «usted no me fija el salario, usted solo decide quién me lo paga». Pero sobre esto ya hablaremos más extensamente.

¿Lecciones aprendidas?

Hey! chicos que estoy aquí y quiero participar en ese café que os estais organizando gracias a mi post sobre las lecciones que nos deparan los pretendidos abusos de los sueldos de los ejecutivos. Ya que estamos en ello ¿no os parece que estamos (estais) hablando de dos cosas diferentes?. Por un lado el coste de oportunidad y por el otro las rentas inmerecidas de una clase social constituida en red bien estructurada. Lo segundo explicaría las dificultades que, a menudo, tiene la competencia para hacer su trabajo. Pero qué queréis que os diga, después de que ayer me deslomaron y me quedará una enorme cicatriz en la espalda, lo que quiero es ese café en un ambiente amigable. En la Panadería o en USUA.