en Breves

Kontraren kontra

Mañana subiré a Colaboraciones en Prensa mi última columna de La Mirada del Economista que escribo mensualmente en Expansión. Hasta entonces solo les quiero hacer notar el contexto citando un párrafo entre nostágico y orgulloso:Cuando lean esta columna de la Mirada del Economista yo ya habré vuelto de la conmemoración del 30 aniversario de la creación de la asociación de economistas teóricos del sur de Europa (ASSET) y su colección de papeles de trabajo que adoptó el nombre, quizá premonitorio, de SEEDS. Lo que entonces unos cuantos pretendíamos era pertenecer a un grupo humano especial e intertemporal que conforma una profesión que, como tal es como una iglesia con su comunidad de los santos. Y lo conseguimos. ¿Tendríamos que avergonzarnos ahora de dicha pertenencia a la luz de las acusaciones que se vierten contra la Macroeconomía?