en maxiposts

Conversación de autobús

Puedo tomar el metro o el autobús para vover a casa desde la oficina. En los días buenos prefiero el autobús. Se ve la calle.

Así que ayer tomé el autobus y oí una inusitada conversación entre dos hombres como de mi edad con pinta de señoritos de pueblo grande de la Alcarria. Estaban sentados uno al lado del otro en la dirección de la marcha y yo estaba, también sentado, justo detrás de ellos.

A dice como para sí mismo:” Creo que he cambiado de orientación sexual”. El individuo B gira la cabeza poco a poco hacia la de A y, después de un silencio largo, como de casi una parada, contesta: “Ahá, las ovejas son más dóciles en el amor”. Pasa otra parada casi entera y A suspira y añade: “¿Cómo lo has sabido?”.

Menos mal que no miraron hacia atrás pues hubieran visto un rostro con expresión de idiota; pero ya me estoy levantando pues mi parada es la siguiente.

Estas cosas pasan en el autobús de esta ciudad. Se lo juro.