en miniposts

La fratenidad pisoteada

Me he marchado de una pastelería después de esperar más de veinte minutos a que la única dependienta atendirea a una señora que sin mirar nunca hacia su espalda ha formado esta mañana una cola de clientas que también han perdido la paciencia después de esuchar los gustos culinarios de la señora que se aferraba a su turno como si ello le diera derecho a monopolizar a la dependienta tanto tiempo como quisiera. Me he largado después de utilizar quince de los viente minutos de espera en imaginar una nueva política de precios que tenga en cuenta no solo el coste de la mercancía sino también el tiempo propio y ajeno invertido en la compra. Ha sido una lección de lo que no es la fraternidad. También he aprendido que ésta se da más en ciudades grandes entre gente anónima que en un pequeño pueblo donde todos se conocen.

  1. Sobre todo Juan, se da en las culturas del Sur. Aunque sea un pueblo el Ampurdán forma parte de otra esfera cultural muy distinta a cualquier pueblo asturiano, vasco o alentejano. En el mundo catalanoparlante, que vivió una industrialización temprana, se difuminó la cultura de la “persona” y se asentó la del indididuo también conocida como “occidental”.

    En el Sur, ya sea Africa, el Caribe, las pampas, Bahia, Grecia o Andalucía curiosamente todos los locales la aprecian mayor en los pueblos (el famoso “ubuntu” de los recuerdos de Mandela, que sería inimaginalbe en el Ampurdán) que en las -según el discurso nostálgico- “deshumanizadas” ciudades .

  2. Primero felicitaciones por el nuevo JUE 5.0
    Luego digo que he concluido que la Fraternidad está lejos del gusto por estar juntos, la fraternidad es la mejor forma que se da la topología de una comunidad para que los flujos que la atraviesan circulen con la mayor facilidad que pueda.
    Lo que la señora hace es entorpecer la libre o natural circulación del flujo de la compra. Tome el dinero deme el pan.
    Sus elucubraciones están bien encaminadas, si el entorpecimiento del flujo ralentiza su flujo el coste de la mercadería se encarece, para Ud. no para Doña Rosa. El tema no resuelto es que la fraternidad está del lado de la demanda y no de la oferta y eso es un problema típico de los economistas.
    A ver si se terminan esas vacaciones que lo pertuban mas de lo que lo alientan. Jeje

  3. Supongo que serán cosas de la experiencia pero me contaban amigos que existe (o existía) una casa de comidas en Las Palmas de Gran Canaria que no sólo cobraba en base a lo ingerido, sino también al tiempo que tardases en hacerlo.

    Era famoso entre estudiantes porque si comías rápido salía dos duros. Eso sí, como te lo tomaras con calma y te echases un café, la cartera lo notaba.

    Podría ser una aproximación a esa política de precios, donde ciertos recursos son escasos (dependientas, mesas, etc.).

  4. Gracias Sergio por contarme lo de la casa de comidas. Gracias carlos por enriquecer la noción de fraternidad como la topología de la circulaión. Gracias David, pero tendremos que seguir discutiendo.

Los comentarios están cerrados.