en miniposts

A.I.

La inteligencia artificial (A.I.) está llamada a ser una rica fuente de enseñanzas para muchos campos, incluída la economía. Pero, de momento, y antes de que me ponga a conmemorar el segundo aniversario de la crisis, contamos con el post de David que nos dirige por unas líneas de penamiento que nos hacen entender con claridad que la forma potencial de las redes generadas de acuerdo con la ganancia de pertenecer a una muy grande, lejos de generar una inteligencia colectiva mayor, la empobrecen. No es dificil intuir la razón: un gran nodo de todos los que piensan igual dificultaría el descubrimiento de fisuras. Esto es lo que ha pasado en la economía global estos últimos años, una generación masiva de inteligencia seguidista y acrítica. Ya hablé en una y otra ocasión de encasquillamiento y de dependencia del recorrido como problemas de la ciencia.