en maxiposts

Manifiestos

En su día me hice eco del que hoy se denomina “manifiesto de los 100″´firmado por un montón de amigos míos lo que, incidentalmente, no garantiza su calidad, pero sí mi atención.

Más tarde leí sobre el “Manifiesto de los 500” y me pareció que, como yo creía no conocerles con la excepción de Carlos Berzosa, quizá fuera bueno incorporar un post de alguien como Juan Bernardo Montesinos.

Pero el domingo leí en la sección Negocios de El País la contestación de unos y otros a diez preguntas centradas básicamente en el mercado de trabajo.

Para ese día los 500 ya eran 700 y, naturalmente, no estoy seguro de no conocer a alguno de ellos además de al Rector ya citado. Sin embargo de la lectura de sus respuestas al cuestionario del periódico, creí sentir que no entiendo a los 700 y sí a los 100. Debe ser, otra vez, que estoy más acostumbrado a su lenguaje.

Me gustaría poder decir que doy la bienvenida al debate; pero no estoy seguro de que sea un dabate desprejuiciado. No solo por posibles inclinaciones ideológicas por parte de ambos, sino sobre todo por sesgos profesionales. En efecto unos son y suenan a economistas y otros no del todo reflejando quizás su mayor heterogeneidad.

Pero bueno ¡que no decaiga! Par contribuir al mantenimiento de la tensión les pongo en contacto con un post de un blog que paso a poner en mis favoritos y sobre el que me llama la atención Michele Boldrin y que se inclina sin paliativos por la opinión de los 100.

  1. Ahora sí, como un comentarista más, puedo invitar a quien quiera, a ver mis observaciones al manifiesto de los ahora 700 expertos, mientras, entre discusiones bizantinas con los estómagos agradecidos, los 100 de inicio, los 500 de seguido, los gobernantes, dirigentes y representantes sociales de turno, se siguen añadiendo leños en la pira humana al fragor de fondo de la tragedia. Esta entiendo, es la verdadera gran desgracia, que primen los números, las cosas o chismes a costa de los seres humanos. Si esta es toda la inteligencia y las luces de quienes tienen que guiar los pasos de la civilización, en la primera que pueda me apeo, antes de que se les ocurra y empiecen a cobrar por respirar. Si esta exposición es inquietante y escandaliza, que así sea.
    Siempre sin acritud.

Los comentarios están cerrados.