en miniposts

Muñones de palmera

La palmera está entre dos arbustos chaparros, un ciprés esbelto y un olivo despechado. Le han cortado los muchos brazos desde casi el hombro y los muñones todavía lucen sonrosados. He comprado una caja de marcadores de colores y los he numerado, los muñones digo. De amarillo los pares, de verde los impares y, entre estos, de arcoiris los primos. Refreno mi pulsión que me lleva a fotografíar mi obra, hago la maleta y me vuelvo a la ciudad huyendo de la crueldad.