en miniposts

Un domingo tristón

Llueve y estoy levantado a una hora temprana para meterme con un trabajo propio de mi nuevo oficio que debe estar listo mañana por la mañana. Es todo tan melancólico que me quedo mirando nuetra última adquisisción plástica, un óleo de Luis Canelo, que me recuerda una naturaleza remendada. Exactamente tal como me siento yo, remendado. ¿Porqué compro arte?
Porque me intrigan los artistas y solo compro cuadros de aquellos a quienes conozco. Me intrigan porque quiero saber si lo que hacen es objetivar sus traumas sin solucionarlos o tienen un don sagrado para descubrir algunas cosas ocultas