en miniposts

El COI

El Comité olimpico es una pendajada cursi. Es posible que sea corrupto y que sus miembros sean unos aprovechados. O no. Pero con ser la corrupción grave si fuera cierta, lo más molesto para mí­ es cuando se ponen dignos y tratan de homologar el espí­ritu olí­mpico a los derechos humanos o al fair play británico. Quizá el barón de Coubertin sabí­a de lo que hablaba; pero los de hoy no saben de qué va ese espí­ritu y solo les interesa que la ridí­cula llama olí­mpica encendida en Grecia viaje por todo el mundo sin que se apague. Y que continúe el sarao.