en maxiposts

Otra historia de Kueli

Está ya recogida como comentario al post sobre Cioran; pero creo que, como asi todos los de Kueli, merece der singularizado. Así­ lo hago.

Una noche al pasar por el parque, cuando volví­a hacia su casa desde la
universidad, cuatro encapuchados asaltaron a Matthew Henry, un teólogo
inglés que vivió a caballo de los siglos diecisiete y dieciocho. Esta es
la plegaria que dejó anotada en su escritorio antes de acostarse:

“Señor, hoy fui asaltado
Y se me ocurre que debo agradecerte varias cosas.
Primero quisiera agradecer
que nunca me hayan asaltado antes,
lo que un mundo como éste
es ya es casi un milagro.
En segundo lugar, quiero agradecer
que se llevaran sólo mi billetera
que, como siempre, apenas contení­a unos peniques.
También te agradezco que no estaban conmigo
ni mi esposa ni mi hija,
que se hubieran asustado mucho
Y también que, afortunadamente,
no me lastimaran en ningún sentido.
Finalmente, Señor,
quiero agradecerte muy especialmente
haber sido al que robaron.
Y no el que robó. ”

Visto así­, ¿qué es una victoria? y ¿ qué es una derrota?

La última frase la añado a petición del propio Kueli. Yo solo quiero añadir que no me parece que el señor me haya llamado por los caminos de la piedad y la teologí­a.