en miniposts

Kueli

Me escribe Kueli desde cualquier sitio de estos que vista en su sabático y me dice: “Me cuesta trabajo reconocerme en los brazos enchaquetados del tipo que escribe en mi máquina. Me tengo que ir”. En referencia todo ello a la foto de su blog que atesoro en mi feevy. Hay veces en las que, como en esta, uno dice una verdad como un templo sin darse cuenta. Es justamente porque no nos reconocemos que nos tenemos que ir. Todo el tiempo. Siempre huyendo.