en miniposts

Me doy pena

Sí­, me doy pena y casi lloro por mí­ cuando me veo ingresando en la clí­nica, dentro de unas horas, con una maletita de embarazada que, sin embargo, no guarda faldones o vaporosos camisones, sino un ridí­culo pijama antiguo y una bata nueva porque la que uso en casa está en un estado lamentable. Voy a protagomizar un capí­tulo de House y espero que me dejen mirar cuando el catéter se vaya acercando a esa ví­scera incontrolable que respira babeante como el alien de Ridley Scott. Les seguiré informando desde mi blackberry si me encuentro con ánimos y, en cualquier caso, blogearé antes de ingresar un post de dimemsiones normales.