en miniposts

Diary of a bad year

Tomé este libro de Coeetze, Diary of a bad year casi al azar, porque estaba encima de la mesa baja del salón, abandonado de momento por mi mujer, y hechizado por un tí­tulo que refejaba mi experincia de finales del año pasado. Y quedé mesmerizado. No tanto por el experimento formal del que se hace eco The New York Review of Books, sino por el triágulo amoroso que se forma tontamente y se dasarrolla sin estridencias, pero con un toque genial en relación a la naturaleza del deseo de un macho viejo. No hay empuje pero hay algo extaño que no se cómo llamar. Quizá una lí­bido distanciada que no tiene prisa precisamente porque apenas le queda tiempo.