en maxiposts

Más Millán: creadores virtuales

No hay quien le pare y cuando todaví­a trato de desentrañar los secretos significados de sus tres cuadernos de verano, me llega una primicia del cuaderno de otoño: Creadores Virtuales.
Ahí­ lo tienen ustedes.

Creadores Virtuales

Creadores de realidad

Auspiciadores de un trozo diminuto

Nano-tubos de la conciencia real

Que es el mundo de ficción de la inmanencia

Así­ los artistas que producen

Y proclaman con orgullo

“Sin yo, eso no serí­a su ello

Soy padre bautismal de una ordenación del mundo

Tal vez hilvanada apenas

O difí­cil de apropiar y de identificar

Pero poseo cédula de habitabilidad

Por mi presencia y por mi función de creador

Y aquello que es, lo ha parido padre ”.

Artistas tan respetados, que han enseñado

A apropiarse de la belleza

De las formas y los conceptos

Incluso de la realidad histórica

Y que nos abruman

Porque ellos sí­ han logrado dejar huella

En el mundo de las esencias

Y de esa forma consiguen modular

Su angustioso existencialismo natural.

Pero ahora vienen a sumarse

Otros constructores de realidad o ficción

Inmigrantes de la técnica:

Sin mayor pretensión

Usurpan este derecho a ser bendecidos

En un absurdo simulacro parturiento

Una forma mitológica olvidada

Construyen con sucedáneos de artista

Portales, webs, comunidades, blogs

Y otras entidades cósmicas

Que no tienen aún rango de existencia aparte

Más allá del vago y manido histórico ficticio

Que supone agruparles en virtualidades

Como si el término perteneciese a este siglo

Recién inaugurado y por definir

Reflejos otra vez de la capacidad humana

De añadir platónicas piezas a la creación

¿Son también ellos merecedores de fama?

¿O habrá que segregar en el olimpo

El mundo efí­mero del virtual?

Mi propuesta podrá escandalizar

Démosles reconocimiento debido

Antes de que nos lo exijan por las malas

Mientras deliberan las Academias

Cómo alterar este hí­brido espacio de toponimia

Y surge de forma imparable y natural

La Academia de las Bellas Tecnologí­as

O la Academia de las Ciencias Virtuales

Para mí­, pobre lector de poesí­a, que Teo está harto de Mozart y prefiere Berio.

  1. ¿desde cuando el medio, el material….a condicionado el arte? desde luego que debemos reconocer.

Los comentarios están cerrados.