• Artículos

    Comentarios de fin de semana caluroso

    Releo en mi Goulue dos anotaciones de un fin de semana de siesta y botijo de agua fresca. La boca de Jaime Mayor Oreja y la de J.L. Cebrián son iguales. No solo por que tiemblan entre dos matitas de pelo entrecano, sino porque ambas nuestran una avidez a punto de perder la compostura. Ikea entra en razón. Después de hablarnos desde hace meses de la República independiente de mi casa, se acomoda a la corrección «poseljueves» y nos regala con un nuevo poster publicitario que exhibe una corona y que mantiene el antiguo slogan, pero añade: MI CASA MI REINO.

  • Artículos

    Más sobre paridad

    El pasado dí­a 19 asistí­ a una mesa redonda en los cursos de verano de El Escorial sobre la Ley de Igualdad y sobre la paridad de hombres y mujeres en los Consejos de las empresas, en las listas electorales y en algunos asuntos de la negociación colectiva. Entre las cosas que dije hay algunas que no he comentado previamente aquí­. Por ejemplo porqué no es relevante el espontaneismo o la libertad para decidir sobre esta materia a pesar que son de las señas de identidad básicas del liberalismo. Ciertamente la paridad impuesta dificulta el trabajo de la libertad. Lo mismo ocurre cuanto se redactan códigos empresariales de buena conducta,…

  • Artículos

    Un gimlet de hoy

    Muchos no olvidaremos los gimlets del Marlow de Chandler en un lugar reconocible de Los Angeles que algunos visitamos con unción en su dí­a. Es el poder de la literatura. Pues ahí­ les mando, con el permiso de su autor – Teo Millán-, un equivalente en el Madrid de hoy. «Dry Martini» What do I like from dry martinis?; Es poco que pensar Ni humillante, nothing very demanding Mentalmente, por supuesto. Ni agresivo, ni peligroso. Mas bien jovial y vitalista. Y ese rictus de complicidad Que te hace pensar, Goodman, here you have a goofriend!. Not like with gin But not unlike it. Algo, como un buen salvoconducto Que te…

  • Artículos

    Un dimisionario compulsivo

    Le conozco bien desde que dimitió como capitán del equipo de baloncesto infantil como protesta por el mal estado del equipamiento deportivo con que les surtí­a el colegio. Más tarde y justo antes de abandonar este colegio dimitió del Indauchu infantil por exceso de exhibicionismo en el vestuario, según él. Casi simultáneamnete se dio de baja como socio del Athletic pues le pareció incompatible con la condición de intelectual que habí­a decidido asumir (aunque me consta que esto se le pesó hasta hace pocos años). Decidió renunciar en el último momento a trabajar en una de las primeras compañí­as de consultorí­a que se creó en Europa con sede en Parí­s…

  • Artículos

    Patinir

    No hay teky, freaky o hacker que se pueda permitir no estudiar la exposición en el Prado de Patinir. Hace cinco siglos un tipo perdido entre el francés y el ductch mezclados con el italiano y bajo influencia española, se inventó todo lo que ahora creemos decubrir. El comic estaba ya en unas telas que contaban unas historias complicadas de forma estereotipada. Lo modular es obvio en su pintura. Aquí­ se ponen los árboles, allí­ los angeles o un poco más allá una miniatura de criaturas. Y cada uno de estos módulos se encarga al especialista correspondiente que puede formar patte del taller. Quién firma el cuadro es lo de…

  • Artículos

    Las lenguas y las redes sociales

    En la página 30 del The Economist corespondiente a la semana del 21al 27 de julio, la columna Charlemagne presenta un trabajo sugerente sobre Linguistic follies, algo que, de haber sido conocido antes, hubiera mejorado bastante ese trabajo que algunos colegas, bajo el impulso de Martin Municio actuando por encargo de la Real Academia de Ciencias Morales y con la financiación de la Fundación del entonces todaví­a Banco Central Hispano, realizaron sobre el valor del español tratando de cuantificarlo. Asistí­ a la presentación del trabajo y me surgieron muchas dudas sobre la forma de atacar el problema ya que parecerí­a en principio que el lenguaje es un bien libre. Sin…

  • Artículos

    Eureka

    Puestos a hablar de sexo se me ocurre, complementando lo que ya he dicho aquí­, que el miedo del varón al orgasmo femenino, es el miedo a no controlar la medida de las cosas. Para un macho cualquiera, para mi por ejemplo, el orgasmo es la medida del placer como el metro es la medida de la longitud aunque no todos los metros sean exactamente iguales si nos ponemos detallistas. Tanto es así­ que otros placeres se miden por este placer fácil e incontrolable. El que quiera decribir el eureka no tendrá más remedio que acudir al metro del placer. Ya sea porque finalmente has comprendido algo que se te…

  • Artículos

    Ablación y zafiedad

    No hay hoy periódico que no comente, editorialice o monte un reportaje de opiniones sobre la caricatura de los Prí­cipes de Asturias practicando el sexo a su manera. Pero en medio de eso encuentro en El Mundo una entrevista con una mujer que dedica su vida de arrepentida a predicar contra la mutilización de una fuente del placer sexual de las mujeres. No entiendo ni bien ni mal esta última práctica bastante extendida. Se dice que es una muestra de dominación masculina transmitida por las mujeres ya domadas. Pero yo no entiendo por qué los machos se privan a sí­ mismos del placer de los ojos en blanco o del…

  • Artículos

    La Web 2.0

    Es curios que en España la Web 2.0 triunfe, en la medida en que gusta más internet para la relación que para la información, y que al mismo tiempo seamos de los últimos en introducción de las nuevas tecnologí­as. Por un lado estamos en el buen camino al reconocer con nuestros actos que lo importante es la conexión distribuí­da entre la personas; pero por otro nos confundimos al no mostrar con hechos la curiosidad que sin embargo sentimos por las más novedosas de las nuevas tecnologí­as. Haré dos comentarios sobre cada uno de estos aspectos de la Web 2.0 Pensemos para empezar en la convergencia entre dos temas relacionados í­ntimamente:…

  • Artículos

    Sen y la identidad

    No se pierdan este post de David de Ugarte. Critica con habilidad y demasiado amablemente el último libro de Amartya Sen sobre la identidad y la violencia. A mi juicio ese libro es una manera burda de explotar su fama cuando los ecos de su premio Nobel empiezan a amortiguarse. Una buena jugada de su editor. Pero lo interesante es la simplista comparación que realiza Sen entre identidad y racionalidad. Como si pudieran separarse limpiamente. Lo que no entiende Sen y sí­ entiende Ugarte aunque no lo diga con esas palabras es la distinción hermeneútica entre el Verstehen y el Erklí¤rung. Esta última noción hace referencia al explicar, para lo…