en maxiposts

La pequeña constitución europea

Parece que esta madrugada los representantes de los paí­ses que conforman la U.E. se han puesto de acuerdo para la gibarización del texto de la Costitución Europea de forma que ésta sea aceptable a franceses y holandeses que la rechazaron en referendum.

Me ha llamado la atención la diferencia en el tratamiento mediático de hace unos años y el de estos dí­as. En aquel entonces, poco tiempo antes del cambio de gobierno, la posición de España respecto a el reparto de votos en el Consejo era insobornablemente favorable al método de Niza, en el que los votos eran estrictamente proporcionales a la población de cada paí­s miembro. Sin embargo finalmente la Convención aprobó un método en el que la proporcionalidad está ponderada de una forma que no es favorable a España ni a Polonia y que favorece a los relativamente pequeños.

Como la Constitución Europea nunca ha entrado en vigor parecerí­a de interés el saber cómo ha quedado esta materia en el minitratado. De ahí­ que no se entienda la falta de discusión previa en los medios. Sin embargo, en el telediario que acabo de ver, Rajoy ha recordado la cuestión al dar las gracia a Polonia por haberse mantenido firme y haber retrasado unos años la entrada en vigor del método ponderado al tiempo que reconvení­a a Zapatero por no haber defendido los intereses de España. Me ha parecido una de esas noticias que poca gente puede entender y presiento que nadie va a hacer ningún esfuerzo en aclararla.

Por esa razón me permito recomendar la lectura de un artí­culo periodí­stico que Savador Barberá y yo escribimos en aquella época y que estaba basado, en la parte que atañí­a al asunto de la ponderación del voto, en un trabajo académico de Barberá y Jackson.

La idea básica es que, si lo que queremos es que el procedimiento sea tal que se minimice la diferencia entre la decisión tomada y la alternativa favorecida por los que han perdido la votación, y el procedimiento es a través de representantes, la poderación de la representación de cada paí­s debe favorecer a los relativamente pequeños porque son más homogéneos. Una idea que acerca a Niza.

En el artí­culo periodí­stico citado, y tal como habrán visto, hací­amos un último comentario especulativo que me permito recordar explicitamente. Decí­amos que Niza y la Europa de los Estados encajanban bien mientras que asociarí­amos a la Convención más bien con la Europa de los Pueblos. Esto nos llevaba, repito que de forma especulativa, a afirmar que si Aznar hubiese cedido, cosa que no le dio tiempo a hacer o a dejar de hacer, hubiera sido como inclinarse por la Europa de los Pueblos, algo inconcebible en el expresidente de gobierno.

Lo interesante es que el pueblo español y el Presidente Zapatero, al aprobar la Consitucion en referendum y al no luchar por Niza junto con Polonia ayer, parecerí­a que se inclinan por semejante constructo. Más munición para el PP

Si es que esto de la construcción europea es un lí­o y lo más razonable es pensar que lo que está en juego no son las ideas académicas sino el poder. Y en ese caso la munición del PP puede no ser muy peligrosa porque Zapatero parece haber jugado un papel importante, junto con francia y Alemania, en apoyar a Angela Merkel. Si eso es el preludio de un buen entendimiento con estos paí­ses que, curiosamente, tienen gobiernos conservadores no hay más remedio que alegrarse.