• Artículos

    La vida de los otros

    Una de mis fantasí­as siempre fue ser bailarí­n de ballet clásico, como era la del personaje de Rex Harrison (Volpone) en Mujeres en Venecia, la más inteligente pelí­cula de uno de los más inteligentes directores de cine, el inolvidable Manckiewitz. Pero otra menos atrevida es la ganarme la vida haciendo de crí­tico de cine, y poder expresarme a traves de ese género que me llevarí­a ver por enésima vez esas Mujeres reunidas en Venecia por un astuto artista de la vida. Quizá esa vocación frustrada se deba a que me eduqué con Cahiers du Cinema. Pero sea esta la razón o no o sea lo cierto es que hace unos…

  • Artículos

    Traducciones infumables o quizá fumigables

    Acabo de ojear dos libros cuya traducción me ha impelido a abandonar su lectura. No mencionaré ni los libros ni la editorial ni los traductores. Traducir «market for lemmons» como mercado de limones en un libro sobre la manera de pensar de los economistas es, además de un fallo estrepitoso, velar esa forma de pensar que a mí­ me parece original. El famoso artí­culo de Akerlof sobre el mercado de coches usados y que, desde luego trasciende ese ejemplo concreto, se refiere ciertamente al Market for Lemmons que quiere decir no limones sino cacharros refiriéndose a los coches usados y en mal estado En una reciente biografí­a de Gödel se…

  • Artículos

    La oferta de títulos nobiliarios

    El trapicheo con honores para financiar al partido puede amargar los últimos meses de Blair. Sé que ha declarado a la policí­a durante 45 minutos y que es la primera vez que esto ocurre con un primer ministro del Reino Unido. Y sé que su declaración tení­a que ver con una fuente de financiación del laborismo que provení­a de otorgar tí­tulos de nobleza a cambio de generosas donaciones al partido. A partir de ahí­ no entiendo nada y no tengo ganas de surfear la red. Así­ que voy a elucubrar. No entiendo que se pueda comprar un tí­tulo mobiliario al Gobierno. Yo creí­a que los otorgaba la Corona; pero quizá…

  • Artículos

    Ellas se cuidan

    Que me estoy haciendo mayor es un hecho. Que ese envejecer sesgue mis percepciones no es seguro. Al contrario, pienso que la invisibilidad que da la edad me permite la observación distanciada de lo que pasa a mi alrededor. Mi primera observación es que ellas son mucho más atractivas que ellos. Ellas, sea cual sea la hora del dí­a, van cuidadas, arregladas, maquilladas. Ellos van vestidos bien como oficinistas o rabinos o bien llevan unos pantalones con el tiro por las rodillas y exhiben impúdicamente una barba descuidada de varios dí­as. Ellos llevan una mochilita de horrible plástico; pero ellas llevan, además de un ordenador portátil colgado en bandolera, y…

  • Artículos

    Abrazos gratis: una sugerencia

    Estos últimos dí­as nos ha sorprendido la iniciativa de algunos que ofrecí­an abrazos gratis en plena calle. Puede ser que el calor humano sea bueno para la piel y que no haya que buscarle tres pies al gato ya que el que los ofrece ya tendrí­a suficiente gratificación en la suavidad d su propia piel. Pero hay quien cree ver en esta extraña práctica reciente algo parecido a las ciberturbas, un fenómeno del que ya no se habla; pero que sigue siendo intrigante. Ya hablé de él y lo que decí­a enonces era que su finalidad era la de convertir en conocimiento común algo. En concreto decí­a entonces que lo…

  • Artículos

    Akerlof: cuestiones metodológicas

    En el último artí­culo que he publicado en EXPANSION hací­a referencia a teorí­as económicas recientes que intentan librarse del modelo estándar. Para ello unos se fijan en la sicologí­a ( por ejemplo, en los sesgos cognitivos), otros hablan de racionalidad acotada por las dificultades de procesar información y otros se entusiasman con las perspectivas que empieza a ofrecer la neurologí­a y que nos hacen entender mejor cosas como la tasa de descuento temporal. La economí­a experimental, por su parte, trata de confirmar o contradecir los resultados de las tres áreas que he mencionado. Pero lo que pretende Akerlof en la Pesidential Adress a la que me he referido en el…

  • Artículos

    Desigualdad

    Uno de los editoriales del F.T. del pasado viernes se hací­a eco de algunas ideas que el mismo periódico ha difundido en sus páginas de opinión desde hace años sobre la causa de la desigualdad. Véase,por ejemplo el artí­culo de Bhagwati el 4 de enero. La novedad que el editorial destaca y que ya anunciaba Bhagwati, está en que parece ser que la causa de una creciente desigualdad que se cree percibir es la tecnologí­ ­a y no la globalización. Dejaré a un lado que hay diversas medidas de la desigualdad, desde el simple rango a la desviación tí­pica pasando por el í­ndice de Gini representado por la curva de…

  • Artículos

    El tamaño de los Estados

    Hace unos dí­as tuve la oportunidad de presentar mis ideas sobre el número y el tamaño de los Estados. Resumí­ mal que bien algunas intuiciones que han aparecido en EXPANSION o en otros lugares y que aparecerán, todas ellas reunidas, en ese mamotreto que ya se va perfilando y que he llamado El CAPITALISMO QUE VIENE. Resumiré un poco mis ideas sobre el número de estados más allá del principio VIPS (valor intrí­nseco de la pluralidad del ser) de Ulises Moulines Primero, la globalización y la sociedad del conocimiento debilitan los argumentos en favor del tamaño grande de los Estados y, a través de la inmigración, más bien alientan los…

  • Artículos

    A Paco Sosa Wagner

    Querido Paco: Tu entrevista en el diario El Mundo me ha trasladado a tiempos pretéritos. Aquellos bonitos tiempos previos a la transición democrática cuando ésta se veí­a venir. Nos uní­an las ganas de libertad y, como PNNs que éramos, el ansia de conocimiento. Viví­as con tu mujer en una bonita plaza de Algorta y fuiste un poco más tarde de los primeros clientes de aquella gran aventura de la librerí­a Oroldi en la que oficiaba Maricarmen Castells, mujer de otro colega que lo siguió siendo mí­o mucho tiempo, nuestro querido Bubi Grafe. Estás un poco más grueso, la pajarita te sienta muy bien y creo oir tu voz cuando desgranas…