en maxiposts

Más sobre el Taxi

Ocurre que en lo que realmente gasto es en libros y taxis. Los libros me arropan y me protegen; pero los taxis me deseperan… en Madrid.

Ya me despaché a gusto contra los taxistas madrileños que llevan la luz verde por si acaso vas en la misma dirección que ellos han tomado para ir a comer a su casa. Es como ese tipo que me envió el seguro para mirar la causa de unas goteras y que entró en casa pasándome su tarjeta para repintar la fachada.

Pero en Bilbao los taxistas funcionan de otra manera. Desde luego no hacen el jueguecito de la luz verde; pero la diferencia fundamental entre el taxi madrileño y el bilbaino es que aunque el banderazo es como 2.50 euros más en Bilbao, no corre el taxí­metro durante los primeros casi dos Kms. Es para evitar los viajes demasiado cortos y por lo tanto representa como el gasto mí­nimo que algunos restaurantes y otros establecimientos exigen.

Me recordó que hay garitos en los que la entrada no da derecho a nada y los hay que, pagando la entrada, tienes derecho a una consumición. Estos últimos son como los taxis de Bilbao. Pero quizá es cuestión de preferencias.

Lo mejor serí­a que hubiera taxis de dos clases. Los blancos funcionan como en Madrid con pago de la entrada y sin derecho a consumicion. Y los negros como en Bilbao, con derecho a consumición. El público los elegirí­a y se impondrí­an unos u otros sin interferencias de los reguladores. He aquí­ un ejemplo más de las ventajas de la regulación descentralizada.

Y ya puestos inventemos la luz morada para los que van camino de su casa y están dispuestos a llevarte si vas en su misma dirección simplemente por la voluntad. Esta iniciativa harí­a ciudad en el mismo sentido pretendido por esa inicitiva europea que sugiere formas de incentivar que conozcas y te relaciones con tu vecino.

Y no solo eso sino que mejorarí­a muy mucho la imagen del gremio, una imagen que no está muy embellecida, al menos en Madrid, a pesar de algunos grandes profesionales que incluso esperan a que abras el portal antes de seguir con su servicio público.