• Artículos

    Economía e Historia

    Según los historiadores el pasado influye en el presente. Según los economistas el futuro influye en el presente a través de las expectativas. Parece por lo tanto que el presente serí­a un producto del pasado y del futuro. Pero, en realidad, lo que influye en el presente es la memoria del pasado y la imaginación del futuro. Ahora bien, la memoria del pasado es lo que escriben hoy los historiadores y la expectativa del futuro es lo que escriben hoy los economistas. Pensar que memoria e imaginación se nos aparecen en el resplandor de su verdad indubitada serí­a una simpleza. Luego para entender el presente tenemos que enterarnos de lo…

  • Artículos

    Mi Goulue en Bilbao

    La razón para acudir a Bilbao desde Madrid la semana pasada acompañado de A.P.A. fue acudir a una especie de seminario sobre naciones, estados y esas cosas de las que no se habla más que por bajines. No les voy a aburrir con las disquisiciones técnicas al respecto; pero sí­ les voy a releer algunas de las notas que tomé en la Goulue que siempre me acompaña: Rechazo todos los monopolios incluí­do el de la violencia. La seguridad fí­sica no requiere bloquear la violencia sino entrar en una interdependencia interesada. No entiendo que una forma de legitimacií­ón del Estado sea la formación de un espí­ritu nacional. Esa no era la…

  • Artículos

    El igualitarismo vasco

    El jueves pasado tomaba un avión tardí­o para Bilbao con A.P.A y ante la natural intención de este amigo mí­o de plantarse en la cola más corta para sacar la tarjeta de embarque fue recriminado por un jóven que pacientemente hací­a la cola más larga a la voz de «¡oiga caballero!». Habiendo sido docente en Bilbao durante muchos años no me acostumbro a que me traten de usted como hací­an los alumnos de Madrid y mucho menos a que me llamen «caballero». No soy tal sino un señor mayor al que le gusta que le traten de tú, especialmente los jóvenes. Nunca he sido ungido «caballero» por ningún señor feudal…

  • Artículos

    Delitos y penas

    Vivimos épocas de sentencias que retumban. No hay que pormenorizarlas porque están en la mente de todos. Y esta proliferación de las sentencias me retrotrae a la época en que tuve que estudiar derecho penal. El primero de los cursos de penal era, he de reconocerlo, francamente estimulante. Te hací­a pensar, junto con la densa doctrina alemana, sobre la naturaleza del delito y las condiciones que deberían caracterizarlo, así­ como sobre la naturaleza de la pena no tomándola simplemente como un pago a la sociedad. Saqué buena nota. El segundo y último curso de derecho penal era una terrible pesadez sobre el código penal español y sobre cada uno de…

  • Artículos

    Viviendas desocupadas

    Parece que algunas autonomías se empiezan a mover en relación a las viviendas vací­as y que proponen un aumento signifivativo del IBI, una especie de tasa de 9 euros al dí­a e incluso la expropiación. Es una respuesta a la carestía de la vivienda, pero no estoy seguro que sea la respuesta adecuada. De hecho tengo sentimientos encontrados respecto de este problema y respecto a la soluciones que se proponen. Por un lado me parece que gravar, o gravar aun más, la tenencia de un activo en el que materializo mi ahorro es penalizarme injustificadamente ese ahorro de la misma forma que serí­a injustificado penalizar mi tenencia de un terreno…

  • Artículos

    Liderazgo

    El martes por la noche dejé de ver House en la Fox (a pesar de mi curiosidad por saber qué va a pasar a la pierna desquiciada del famoso doctor que le ata para siempre a su ex-mujer y al siempre aplazado ligue con la doctora Cudy). Me privé del placer de los martes por la noche para ver el programa Madrid Opina, un programa de debate de Telemadrid presentado por Sáenz de Buruaga. Versaba en esta ocasión sobre la crispación polí­tica en general, pero acabó concentrándose exclusivamente en el terrorismo etarra, en los presuntos errores de Zapatero al respecto y en el qué hacer ahora. En relación a este…

  • Artículos

    Comentarios sobre filantropía: el porqué (cont.)

    Decí­a que el porqué, en mi opinión, se entendí­a muy fácilmente. Con una actividad filantrópica continuada lo que se persigue es fundamentalmente crear mercados. Sin embargo esto no es lo que se dice normamente en la prensa diaria que últimamente le dedica a este asunto una atención inusitada. Se dice que es el ego, es decir, la necesidad de diferenciarse. Unos tienen yates, otros se entregan apasionadamente a cultivar la vid y otros hacen filantropí­a a traves de una fundación que lleva su nombre como lo podrí­a llevar una botella de vino con denominación de origen. Esta motivación para la filantropí­a no parece descabellada, especialmente si la extendemos un poco…

  • Artículos

    Comentarios sobre filantropía: el porqué

    En Veinte comentarios sueltos sobre economí­a y mecenazgo que publiqué en la Revista de Occdente en 1997, trataba de entender, después de distinguir entre patrocinio y mecenazgo, las razones de este último revistiera o no la forma fundacional. El último comentario era revelador de mi concepción y puede constituir el punto de partida de la nueva reflexión que propondré poco a poco. Decí­a entonces en el último comentario suelto: Una ventaja de concebir al mecenas como un creador de mercado es que así­ se le ubica en la corriente liberalizadora hoy en boga. Pero, ¿tiene esto sentido histórico? Quizá merezca la pena … elaborar una pequeña conjetura histórica. Muy a…

  • Artículos

    Comentarios sobre filantropía: introducción

    Desde que en mi época de estudiante de doctorado topé con Kenneth Boulding y su Grants Economy, he estado interesado en aquella parte de la Economí­a que no tiene que ver con el mercado. Un interés que no va en desdoro de mi admiración por el mercado, sino que lo complementa. El mercado es maravilloso como construcción social pues canaliza muy bien la enorme fuerza creativa de la competencia. The Nonprofit Economy, por utilizar el tí­tulo del libro de Burton A. Weisbrod, parecerí­a que, al reflejar que una buena parte de la actividad económica no pasa por el mercado, parecerí­a que nos está diciendo que la creatividad de la competencia…

  • Artículos

    Sobre el poder curativo de la oración

    Samuel B., al que yo citaba en el post sobre el ateísmo y al hilo de lo que contestaba Daniel Dennet a los que habí­an rezado por su salud a raíz de su larga operación a corazón abierto, me enví­a el artí­culo del N.Y. Times donde él lo habí­a leí­do, aunque me dicen que lo cuenta también Dawkins en su God Delusion. Aquí­ está el artí­culo del N.Y. Times. Su lectura es recomendable pues ni es larga ni muy técnica. Aparte detalles interesantes, solo para los entendidos o estudiosos, lo que se entiende es que las complicaciones posteriores a operaciones de corazón dependen de las oraciónes que se elevan a…