en maxiposts

De bancos y filatélicas

No parece que los asuntos del Espito Santo y la BNP se asemejen en nada a los de Afinsa y el Forum Filatélico.

En el caso de estos dos bancos extranjeros no hay un negocio piramidal, sino que, por lo menos hasta hace dos dí­as y aparentemente, solo se les acusaba de blanqueo de capitales y de defraudar a hacienda.

Las filatélicas no estaban sujetas a la inspección bancaria y estos bancos sí­. En cuanto a esa inspección, la del Banco de España en esta caso, puede haber restricciones en el caso de bancios extranjeros; pero no en el caso de bancos nacionales como los que, segun El Paí­s, acompañan al Espirito Santo y la BNP en este último asunto destapado por la inspección fiscal y admitido por la Audiencia Nacional a instancias de la fiscalí­a anticorrupción.

Lo que hace que estos dos casos tan diferentes puedan ser considerados simultaneamente es la torpeza conjunta de la inspección de Hacienda y los agentes judiciales apoyados pr la guardia civil. En su dí­a la historia de los sellos estuvo a apunto de acabar con las operaciones del ING en España y desde luego acabó con la esperanza de que continuara un negocio que se habí­a comportado bien durante treinta años, un tiempo demasiado largo como para pensar en un simple esquema de Ponzi.

Uno quiere ser bienpensado y desearí­a que fuera para evitar esto último, es decir las dificultades no deseadas que una intervención ruidosa podrí­a hacer caer sobre negocios cruciales para el sistema de pagos, por lo que no sabí­amos nada de este asunto bancario hasta ayer como quien dice.

Sin embargo, el silencio sobre el caso durante los dí­as posteriores a la irrupción me parecí­a raro. Es cierto que Garzón habí­a declarado secreto el sumario; pero que ese secreto sea efectivo es lo que hací­a raro el caso. Yo pensaba que igual se habí­a jubilado el topo de la Audiencia Nacional; pero ya he visto que sigue ahí­ y ahora se nos aclara lo de los bancos en los términos que he explicado más arriba.

Ahora bien, como en el caso de las filatélicas, volvemos a ignorar si Espirito Santo y la BNP-Paribas, junto con una aseguradora local y algun otro negocio, son unos estafadores o se trata otra vez de plausible y presunta incompetencia palmaria por parte de varias instituciones. Quizá el silencio, solo roto hace un par de dí­as, se debí­a al deseo de evitar los efectos de esa presunta incompetencia, pero me extrañarí­a. Como me extraña que los bancos envueltos en este asunto no cumplan con las medidas aceptadas por toda la banca para prevenir el blanqueo o evitar la defraudación.