• Artículos

    La reforma del Código Penal (III): Para Nada

    El lenguaje es como el gen egoista, nos utiliza para perpetuarse enriqueciéndose a nuestra costa. Equipados con esta aseveración se entienden mejor las ideas de S. Pinker en The Lenguage Instinct y en el más reciente Blank Slate y, a partir de éstas, es fácil intuir que el lenguaje es algo natural que prolifera con generosidad empujado por una lógica de la sobreabundancia que nos escandaliza. En efecto, muchos de mis amigos aborrecen la expresión para nada repetida hasta la saciedad en cualquier serie de televisión dedicada a los adolescentes. En mi época si decíamos no necesito un bastón para nada queríamos decir que ni íbamos a ir al monte…

  • Artículos

    La reforma del Código Penal(II): A la de tres penalty

    La prolongación de una calle de lo que entonces era todavía el extrarradio, estrechó significativamente el campo de fútbol de mi colegio, un terrenito de grava que, además, siempre había estado escorado hacia el norte. Entre la angostura y la inclinación no era raro que los pases largos que los extremos veloces efectuábamos con gran belleza plástica a imitación del juego inglés de nuestro equipo local acabaran en esa prolongación de la Alameda de Urquijo. ¡A la de tres penalty!, esa era la regla convencional que penalizaba la falta de cuidado en el toque de balón. Si un equipo lanzaba el balón a la calle tres veces era penalizado con…

  • Artículos

    La reforma del Código Penal (I): Sentido Común

    No me interesa si la ofensiva legislativa contra la delincuencia que el gobierno está realizando es una mera estrategia electoral o si es una tapadera contra los fallos de gestión en la catástrofe del Prestige o contra los mediocres resultados económicos o si, en el mejor de los casos, es el cumplimieto tardío de algunas promesas electorales del pasado. Me interesan, entre todas las modificaciones del código penal de 1995 que se proponen, dos que me llaman la atención aunque no sean las más importantes y, más en general, la actitud del ministro de Justicia Michavila, y el propio Aznar que parecen querer convencernos de que las medidas que anuncian…

  • Artículos

    Internet Revisitada

    El pasado quince de febrero Madrid convocó a cientos de miles de personas en protesta contra la guerra de Irak. Sea por la inesperada afluencia, sea por un deseo explícito de no facilitar el éxito de la convocatoria por parte de las autoridades, el hecho es que, como alguien dijo a los pocos días, aquello no era una manifestación; sino una concentración en la que mis acompañantes y yo no creo que recorrieramos más de cincuenta metros. En consecuencia no pude oír la lectura del manifiesto que, aparentemente y según dicen voces autorizadas, era una colección de despropósitos que en ningún momento criticó cosas atacables como, por ejemplo, el autoritarismo…

  • Artículos

    Credibilidad y reputación del Gobierno

    La Economía es una ciencia en la que el futuro influye en el presente: no compraré hoy una determinada mercancía si creo que su precio será menor mañana. Por lo tanto las expectativas juegan un papel determinante. Por ejemplo, en el caso de una expectativa de caída mañana del precio de la mercancía que yo vendo seguramente bajaré su precio hoy mismo. Como la economía tiene que tratar de describir coherentemente la senda que va a seguir un sistema económico y como las expectativas son esenciales en esa descripción, la Economía no tiene más remedio que modelar las expectativas como racionales, es decir como no desviándose como media de la…

  • Artículos

    ¿Qué se yo de la guerra?

    Sólo una pequeña parte de mis conciudadanos vivos se vieron involucrados en la guerra civil o en la última mundial. La gran mayoría de los que hoy apoyan o rechazan una intervención armada en Irak, además de haber tenido el privilegio de no haberse visto envueltos en guerra alguna, ni siquiera han conocido el miedo y la vergüenza de una posguerra. Sólo los de mi generación recordamos el frío y el silencio que siguió al fin de la guerra civil española. ¿Qué puede saber un niño de posguerra sobre la muerte en masa?, ¿qué se yo de la guerra?. Recuerdo que mis compañeros leían unos tebeos apaisados identificados como de…

  • Artículos

    Nueva Economía y Gobierno de la Empresa

    Extraña situación. Por un lado, hace muy poco tiempo creíamos saber que la introducción sistemática de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) propias de la Nueva Economía acabarían cambiando el funcionamiento interno de las empresas y, si me apuran, incluso los contornos del concepto mismo de empresa. Por otro lado, los escándalos corporativos, principalmente americanos, parecerían clamar por una modificación del gobierno de la empresa y, si me apuran, por una concepción de ésta que incluya su responsabilidad social. Lo extraño es que ambos fenómenos – TIC y escándalos – no se hayan puesto en relación. La explicación de esta aparente incongruencia es que queremos olvidar la…